Reflexión Semanal #75

reflexión Semanal #75
@diana303040

Ya transcurrido algún tiempo de confinamiento y habiendo vivido diferentes etapas en este proceso, podemos ver y sentir que nuestras prioridades han cambiado; lo que antes nos parecía vital, ahora ya no lo es tanto, ha cambiado el orden, y también han desaparecido temas que nos parecían importantes. Sí o sí nos hemos visto obligados a ir hacia nuestro interior, no mirarnos el ombligo, si no mirar ese lugar en que somos lo que somos. Desde ahí, han aparecido carencias, fortalezas, debilidades, aspectos emocionales que estaban estancados y temas no resueltos quizá; pero también se han asomado nuestras necesidades. Estás seguro que lo que quieres, es realmente lo que necesitas?

Te invito a pensar detenidamente e imaginar que si nos dijeran que mañana todo vuelve a la “normalidad”, qué sería lo primero que harías. Realmente te gustaba la rutina que tenías?, o tienes la intención y la voluntad de hacer cambios que te aporten, y no que te quiten. Volverías a ese ritmo frenético que te embriagaba y te hacía perderte en nada? Puede ser que sí, pero te aseguro que no será igual.

Cuando se viven situaciones que nos limitan, el refugio no está en el exterior. El adquirir cosas materiales está perdiendo valor, porque nos hemos dado cuenta que muchas de ellas no necesitamos; el compartir  con tu pareja 24/7, o ha fortalecido la relación, o bien la ha debilitado; cuánta paciencia y tolerancia hemos debido aplicar para alternar con niños y/o adolescentes en la casa; cuánto espacio le has permitido a tu sombra, que ha aparecido reiteradamente y seguramente ha producido algún conflicto. Cuánta angustia por no tener trabajo y por dificultades económicas.

No existen recetas para sobrellevar en forma óptima todo este proceso, pero sí lo que podemos y debemos hacer es aprender de él; lo que está sucediendo tiene muchas razones y causas profundas que no comprendemos ahora; ya pasará, pero no podemos caer una vez más en la pereza de no querer aprender de ello, y aprehender  la gran experiencia que nos ha tocado vivir.

“No tengo miedo de las tormentas porque estoy aprendiendo a navegar mi barco.” Louisa May Alcott.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s