Reflexión Semanal #43

Reflexión Semanal #43
@teffysanz72

La palabra “gracias” no es sólo agradecer por educación; es la palabra mágica que te abre puertas y te hace humilde; te hace reconocer tu fragilidad y entrar a planos más sutiles y luminosos. A medida que vas agradeciendo y reconociendo motivos innumerables para agradecer, vas dando espacio a que  bendiciones lleguen a  tu vida. La gratitud es una emoción y un acto desinteresado, te hace sentir más satisfecho con la vida y por ende más feliz. Hacer del agradecimiento una rutina en tu vida, te volverá una persona más positiva, optimista. Sobran motivos para agradecer, incluso los sinsabores que  pasas te sirven para aprender, mejorar y crecer, gracias. Por qué no agradecer el estar vivo, el estar sano y poder funcionar con todos los sentidos; el tener una familia, amigos y compañía; tener alimento, abrigo y un hogar en donde descansar, por ejemplo.

Cuando agradeces, tu ego queda disminuido y puedes ver el alcance de la humildad. La humildad se aprende con el tiempo, no es una condición innata a los humanos, pero te hace sentir paz en el corazón. Y no es que “si soy humilde logro lo que deseo”, es que ser humilde es conectar con el interior y tomar conciencia que somos parte de un Todo y que cada acto trae sus consecuencias; difícil de  entender a veces, claro que sí, pero en la medida que la humildad tome contacto contigo, te será más fácil comprender y fluir en esta corriente llamada vida. La humildad trae paz, comprensión y por qué no, milagros a tu vida.

“La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.” Cicerón

Reflexión Semanal #42

Reflexión Semanal #42
@www.gaayu7725

Tomar decisiones es algo que nos acompaña constantemente. A algunas personas les produce vértigo, a otras les da miedo y otras lo ven como una dinámica de vida. Pero hay tipos de decisiones a tomar. En el transcurso del día estamos optando constantemente, calmarse o enojarse, llorar o reír, dejar que el ego domine o escuchar nuestro corazón, humildad o soberbia. En fin, muchas opciones que nos ponen a prueba y que nos llevan a situaciones luminosas u oscuras; todo depende del camino que elegimos.

Y están “esas” decisiones, las que determinan nuestra vida. Las equivocadas, esas tienen un alto costo y en el momento que optas por ellas, de inmediato se van notando los efectos del error; comienzan las trabas, las dificultades, todo comienza a tornarse complicado. Es que no fue tu corazón el que decidió, fue tu ansiedad, tu soberbia, la inmadurez, la poca reflexión y tu ego.

En cambio ESA decisión correcta, la que se fue gestando entre las fuerzas invisibles del cosmos y hacia la cual la vida te fue llevando y guiando junto a tu voluntad, sin siquiera notarlo a veces. Cuando  esa decisión se toma, reina un estado de paz y calma a tu alrededor, tu alma está en comunión con el Universo ya que es parte del plan trazado. Seguro que tardaste mucho en llegar y que debiste sortear muchas dificultades, pero el gozo que da el logro de la tarea, es inconmensurable. Y sorpréndete, todo fluye y todo funciona, y así comprendes que fue lo correcto.

Cuál decisión tomarás hoy? Sólo conecta tu interior y sabrás la respuesta.

“Nunca cortes un árbol en el invierno. Nunca tomes una decisión negativa en los momentos bajos. Nunca tomes tus decisiones más importantes cuando estas de mal humor. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. La primavera llegará. “Robert H. Schuller.

Reflexión Semanal #41

Reflexión Semanal #41
bern.danil123

Que las relaciones humanas son complejas, eso es indiscutible. Al relacionarnos con los demás se nos presentan desafíos constantes, ya que debemos mirarnos y evaluarnos en nuestro actuar y sentir. Puede haber un otro que nos haga enojar, emocionar, reflexionar o hacernos sentir bien; lo que no debes hacer es permanecer con alguien a quien no le importes, eso es un desgaste constante y una pérdida de tiempo. Quien no desee lo mejor para ti, está lejos de sentir afecto por tu persona.

Y en  las relaciones de pareja, ahí se complejiza todo. Es un torrente constante de emociones que dan vueltas, incluso muy diversas durante el día. Alegre en la mañana, y a medida que avanza el día, puede declinar en alguna tristeza. Cada relación es diferente y todas son una experiencia que te va preparando para la siguiente. Se hace cada vez más difícil comenzar una relación, sí, por eso es que te apegas a alguna que te aporta poco y te quita mucho; que se piensa  que ahora sí es el amor verdadero que llegó a tu vida, pero algo dentro tuyo sabe que aún no lo es; que te quedas con alguien para no estar solo(a), sí, y ahí te vas deteriorando.

Lo más importante es comprender que cualquier experiencia es un paso más para acercarte a esa persona que será tu complemento; no importa cuánto te demores, porque cuando se encuentren, ambos sentirán en su corazón la paz que indique que todo valió la pena.

“Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta”. Sam Keen

 

Reflexión Semanal #40

Reflexion Semanal #40
@medsforus

En cuál de tus miedos estás atrapado ahora. Obsérvate y mira, encuéntralo y comienza a tirar del cordel para encontrar el origen de algún comportamiento que te tiene paralizado y con angustia; un comportamiento que además es recurrente. Lo que más temes, es lo que más se repite en tu vida. El miedo se alimenta de la oscuridad y se potencia con ella. Existen mentes astutas y más poderosas que se valen del temor para dominar y someter, y esas personas han comprendido el poder que pueden ejercer sobre alguien y sobre las masas.

Si tu temor actual te lleva a permanecer en una relación de desamor por miedo a estar solo, entonces libérate y da un paso al costado. Si tu temor a la enfermedad te enferma más aún, sale de esa espiral descendente y sana tu alma. Si tu temor a la escasez de dinero te amarga el día a día, abre tus brazos a la abundancia de recursos. Si tu temor a la felicidad ahuyenta las bendiciones que te rodean, dedícate a disfrutar el momento y llenar tu corazón.

Nada es más irracional que el miedo, sólo hay que verse y descubrirlo, mirarlo de frente y comenzar a trabajarlo con conciencia. Así se irá disipando, lo superarás, y finalmente comprenderás que ya no debe ser parte de ti. Y el alivio que sentirás cuando ya no te sientas encadenado, será infinito.

El miedo es el más ignorante, el más injurioso y el más cruel de los consejeros.” Edmund Burke

Reflexión Semanal #39

Reflexión Semanal #39
@civixhx

Existen etapas en la vida de cada uno, en la cual sentimos que la vida está en contra nuestra; que estamos en la cresta de la ola, que los hechos ásperos y duros no terminan y que se suceden uno a otro. Son ciclos que aparecen de repente, sin anunciarse siquiera, y que nos dejan a la deriva un rato. Incluso algunos nos llevan a estados depresivos y de angustia, sin encontrar la razón ni la explicación.

Es posible que nunca encontremos el motivo de por qué suceden; sólo debemos estar seguros que terminarán, aunque  parezcan eternos. Son etapas de un gran crecimiento, de madurez y de toma de conciencia; no hay que olvidar que cada acto y pensamiento trae consecuencias.

Lo que sí se puede hacer, y significa algún esfuerzo, es volver al centro, mirar desde allí y transformar toda esa negatividad desde la cual vemos los hechos, en actitud luminosa. No dejarse abatir y combatir esas fuerzas oscuras desde el interior con mucha sabiduría, te dará tranquilidad y podrás ver desde otra perspectiva, distinta, y tus emociones irán cambiando de agobio, a comprensión y mayor claridad. Dibuja una sonrisa en tu rostro y suelta, no permitas que la oscuridad te domine y tome el control de ti. Todo pasa, y así como aparecen eventos negativos en tu vida, los positivos también llegan en forma inesperada; sólo déjate llevar y ríe, que la risa ahuyenta todos los males.

Ordena tus problemas y dificultades. Así tendrás una parte de la solución. Lo que falta vendrá con mayor seguridad y menor dificultad.” Norman Vincent Peale

Reflexión Semanal #38

Reflexión Semanal #38
@benzena.graphics

Cuando está por finalizar un año, ineludiblemente tendemos a efectuar un balance del año que se va; y por naturaleza, nos enfocamos en los momentos ásperos y duros que nos tocó vivir, olvidándonos que esos momentos nos hicieron crecer, y en la medida que crecemos, mayor serenidad hay en el corazón. La vida es un ciclo en sí misma, y se van viviendo etapas que pueden ser largas e interminables cuando se está pasando por caminos pedregosos; pero todo pasa y nada es para siempre.

Pero no debemos olvidar que también hubo momentos dulces, armoniosos y felices; y esos momentos o etapas debemos agradecer, y sólo agradecer. Recibimos la generosidad del Universo y nos olvidamos que al agradecerle  le decimos que sí nos gustó y que se nos llenó el corazón. Y el primer agradecimiento es el hecho de estar vivos.

Por ello, endulcemos nuestro balance y pongamos en primer lugar las bendiciones que poseemos y que hemos recibido en este año; y que esa luz que emanará con esa conciencia, sea transmitida a todos quienes nos rodean, para que se propague en todos los corazones.

“La felicidad no es algo que ya esté hecho, emana de nuestras propias acciones.” Dalai Lama

Reflexión Semanal #37

Reflexión Semanal #37
@ikisnaka

Una de las manifestaciones más recurrentes del ego es aquella en la cual sólo nos miramos a nosotros mismos; aquella en la cual el otro prácticamente no tiene cabida en nuestra conciencia y en nuestro actuar. Desde allí se alimenta  la mezquindad y el egoísmo, tan presente en nuestro diario vivir; tanto somos víctimas de ello, como también generadores de esas condiciones faltas de luminosidad y amor. Acaso no produce escozor, tristeza y desaliento cuando sentimos que alguien da rienda suelta a su ego, que arrasa con cualquier consideración y respeto por alguna persona u otro ser vivo?

Si a diario revisamos y observamos el comportamiento de nuestro ego, de seguro que podremos frenar un actuar desmedido e inconciente; crearemos un entorno más generoso, pacífico y amoroso; seremos capaces de detectar y alejarnos calmadamente de las luchas de poder que sólo contaminan y llenan de oscuridad el alma. Respira hondo, conecta con tu sabio interior y deja que él te vaya mostrando el camino para lograr una convivencia armoniosa entre tu ego y tú. Verás hermosos resultados y te darás cuenta que eres mejor de lo que pensabas.

Quien desee ser un refugio para sí mismo y para los otros deberá someterse a este sagrado misterio: tomar el lugar de los otros, y ceder a los demás el propio lugar.