Reflexión Semanal #68

Reflexión Semanal #68
@evgenia1988istinova

Quizás, sólo quizás, lo que estamos viviendo sólo nos dice  que debemos volver al origen, a lo que somos; seres espirituales transitando por este mundo en un cuerpo físico; conectarnos con la simplicidad, a lo que vinimos, a dejar de perseguir lo individual y egoísta, para ir detrás de lo esencial, aportar y construir. Dejar de depredar y conectar nuevamente para vibrar en una frecuencia superior de generosidad y humildad.

El Universo nos está despojando de una manera muy sutil de esa creencia que todo lo podemos controlar, que todo es adquirible y “comprable”; y lo está haciendo de una forma en la cual nuestro ego se debilita, hacernos ver que somos vulnerables y que nuestro mayor miedo, “la muerte”, es el que nos hace algo humildes e indefensos. Porque en el momento que se susurra el hecho que existe un “peligro” frente al cual no tenemos protección ni “control”, comienza el pánico colectivo. Se toman medidas, se inventan cosas, la sombra se encarga de demostrar que somos vulnerables  y perdemos incluso la cordura y la perspectiva; actuamos de formas irracionales y el señor rumor toma el control. Los números, lo material,  índices, se desploman una vez más, e insegurizan, porque en el fondo todo es virtual, no es real; más miedo aún.

Por alguna razón el “guardarnos” en nuestros hogares, nuestro templo,  nos lleva a cuidar a los nuestros, compartir, estar tranquilamente en compañía de la música, la lectura, la conversación  y dejar de embriagarnos con el externo que a veces sólo es un medio de evasión. Retornar a ese espacio único y rico, es el que nos hace seres creadores y más pensantes, viviendo el presente.

Quizás, sólo quizás, este reencuentro “obligado” contigo, es el primer paso para una vida más plena y consciente, en la cual podrás encontrar  el sentido de esta vuelta por acá; un regreso que sólo conduce a ser mejor, y por qué no, a una comprensión superior que sólo te traerá paz.

“Uno nunca tiene miedo de lo desconocido, uno tiene miedo de lo conocido llegando a su fin”. J Krishnamurti

Brújula Astral 28.2

Brújula Astral
Gajendra Rawat king

El tan “temible” mes de Marzo, astrológicamente no es de temer, sólo son energías de cambio que están en constante movimiento, y esto ya viene desde hace un tiempo. El miedo, incluso pánico que algunos desean infundir es sólo, una vez más, una forma de ejercer el control; cuántos están lucrando y aprovechándose de esa circunstancia. Por ello es muy importante observar de qué forma reaccionamos individualmente frente a los estímulos, porque eso se traduce en la reacción colectiva.

Ahora vamos a la astrología individual y las energías que se aproximan, para así poder entender mejor la reacción colectiva de la cual formamos parte. El mes parte con una redefinición de los valores y la autoestima, incluso todas las relaciones cercanas; nos estamos mirando en cuanto a cómo quiero que me quieran, y cómo voy a querer yo; qué es lo que ya no deseo en mi vida porque emocionalmente me hace daño. Puede ser un trabajo, un lugar físico, una amistad, una pareja e incluso algún objeto que estamos encontrando feo y que debemos deshacernos de él.

Es una energía quizá leve de corto plazo, pero sólo la preparación  de un período más largo y notorio que ya comienza a gestarse. A partir de lo anterior, entenderemos que debemos desechar algunas situaciones que ya no van, que debemos hacer cambios, que estamos vislumbrando nuestra vida desde un punto de vista más amplio, no sólo como un ente que funciona y respira, sino como un ser integral con deseos y proyectos. Eso implica liberar ideas y conceptos de lo que pensábamos que era, y que quizá ya no será; que hay algo más preparado para nuestra vida, y que ese algo puede ser fascinante y hermoso. Por qué no, más autovaloración y deseos de libertad. Que aquello causa incertidumbre, por supuesto que sí. Calma, todo llegará a su tiempo.

Como siempre menciono, déjate llevar, mira a tu interior y escucha a tu alma; desde allí salen las mejores respuestas para tomar las mejores decisiones, las que van de acuerdo a los tiempos y lejos de la ansiedad. Y con esa hermosa conexión, podrás ser un gran aporte a los tiempos actuales; un ser de Luz, en paz, y que desde la energía colectiva del amor, puede apaciguar la oscuridad reinante. Namasté.

Reflexión Semanal #67

Reflexión Semanal #67
@sorabsohrevardi

El sentirse solo, la soledad, es una de las emociones más duras y angustiosas que experimentamos.  Ya al nacer, se asoma ese desarraigo, el cual nos comienza a acompañar en innumerables momentos, edad y situaciones. Es inherente a la especie humana, y en su lado negativo esencial, nos lleva a tomar malas decisiones,  e involucrarnos en situaciones muy amargas y desafortunadas. Podemos caer en un ensimismamiento, que nos puede conducir a ser personas pedantes, hurañas y negativas. Cómo no, si no tenemos interacción con los demás que nos aporten otros puntos de vista, y nos hagan notar que podemos estar equivocados.

Ahora desde el lado positivo de la soledad, son momentos muy necesarios; nos lleva a la introspección, a una conexión con nuestro Ser, a conocernos mejor, paz interior y por qué no, salud mental. Porque si tus estados de soledad son un llamado interno, y no una emoción perturbadora, mucho provecho podrás sacar de ahí. Aparecen buenas respuestas, caminos a seguir y un reencuentro con tu alma que te dará un sentido de unidad, alejando cada vez más esa sensación triste de “sentirse solo”. Una vida interior activa, puede ser una gran compañera de vida, puesto que eres tú mismo en amplia conexión con lo que eres realmente; eso te da paz y comprensión, te libera de mochilas, y te permite un transitar apacible y armónico, en solitario quizá, pero jamás con esa soledad desgarradora.

“En el núcleo más recóndito de toda soledad hay un profundo y poderoso anhelo de unión con el yo perdido”. Brendan Behan

 

Reflexión Semanal #66

Reflexión Semanal #66
@ma398690

Qué hacer y cómo enfrentar tanto estímulo negativo que permanece en el ambiente. Cómo permanecer sano y con paz de alma  frente a lo que sucede en el mundo actualmente, y que la sombra se encarga de mostrarnos una y otra vez, desde cualquier medio.

No existen recetas, pero algunos paliativos podemos usar para que no se nos endurezca el corazón y nos volvamos grisesamargos, y se nos olvide sonreir. Primero, debemos mirar nuestro interior y reconocer qué emociones están dominando nuestro sentir y nuestro actuar. Por ejemplo, rabia, odio, tristeza, pesimismo, miedo; de seguro que ninguna emoción luminosa, recuerda que la oscuridad se alimenta de sí misma, y tu reacción emocional y además física frente a la actualidad, es desde la sombra. Ahora, crees que es sano para ti y tu alrededor permanecer con esa mente negativa?, porque lo que piensas es lo que estás creando para ti y tu entorno.

Para hacer frente a la oscuridad y comenzar a ser proactivo y no reactivo, se requiere de un esfuerzo interno; también es bueno retirarse un rato de las redes sociales contaminadas, medios de comunicación, o de todo aquello que estimule negatividad en tu interior; hay tanto odio y resentimiento en el aire, tanto desamor, que a ningún lugar conduce; debes ver si deseas alimentar todo aquello, a costa de tu tranquilidad y salud mental y física. Recuerda que la oscuridad sólo desea que seas infeliz.

Ahora son épocas en las cuales debemos decidir qué deseamos transformar en nuestro interior, para caminar más liviano y ligero, y en paz; no olvides a lo que viniste. Namasté.

No cedas al fatalismo. Te inducirá a la inercia y a la pereza. Reconoce los grandes poderes del pensamiento. Esfuérzate. Procúrate un destino grandioso por medio del pensamiento recto.” Sivananda

Reflexión Semanal #65

reflexión Semanal #65
@tvoannaveki841

En décadas de deshumanización como las actuales, y las cuales se han repetido infinito en la historia, el egoísmo humano es el rey. Ha tomado el control y dirige todo desde su trono de división y crueldad. En nombre de valores sagrados, se cometen actos salvajes y bárbaros, las personas exteriorizan su ira y sus frustraciones. Es cosa de ver alguna  de las tantas películas que retratan este tipo de épocas. El tema de fondo se repite una y otra vez, y quizá ya ni siquiera causa asombro. Si nuestra alma eligió transitar por esta era, más de algo nos está tratando de enseñar, porque no en vano vivimos lo que vivimos.

Pero está el otro lado de la moneda, todo es dual. En estas circunstancias es cuando debemos conectarnos con nuestro interior, conexión que se ha perdido. Volver a conectar con nuestro Ser, y ver qué es lo que necesitamos, NO lo que queremos; a partir de ese diálogo sabio y auténtico, observarnos y reencontrarnos con la dulzura y la suavidad; volver al origen, que es reconocernos como seres espirituales en un camino de aprendizaje y crecimiento. Salirse del Yo, y comprendernos como seres únicos pero pertenecientes a un Todo. Sin vida interior, sólo nos transformamos en autómatas susceptibles de cualquier tipo de influencia externa, que nos conduce al sometimiento.

Te invito humildemente a reflexionar, la libertad está en decidir en cuál vereda deseas transitar, y en qué condiciones, porque los eventos inhumanos seguirán sucediendo, y deberemos enfrentarlos.  Recuerda, todo regresa a ti.

“Mientras el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede destigrarse,
el hombre vive en riesgo permanente de deshumanizarse.” José Ortega y Gasset

Brújula Astral 30.12

Brújula Astral
Gajendra Rawat king

Las conjunciones astrológicas son importantes dado que es la “unión” de la energía de dos planetas y en este caso, lo que se está produciendo, es la conjunción de Plutón y Saturno, planetas potentes, que se identifican como “maestros”, por los cambios drásticos que pueden producir a nivel personal como mundial. Ya lo hemos notado en este último tiempo (ver Brújula Astral 27.10), pero a nivel personal se está intensificando esta energía. Es posible que estés sintiendo que “se te está moviendo el piso”; que tu vida está tomando y debe tomar un rumbo diferente; que lo que creías que estaba bien y funcionando en tu vida, ya no te acomoda , no te satisface y te tiene cansado. Son algunos ejemplos, pero resumiendo, se debe a que necesitas deshacerte de lo antiguo, conocido y cómodo, para tomar nuevos rumbos que tu alma necesita. Necesitas libertad. Una nueva forma de trabajar y desarrollarte profesionalmente, quizá trabajar en algo totalmente diferente; Una nueva y diferente forma de relacionarte con la pareja, que puede incluso implicar una separación, en busca de la persona que te llene y te haga vivir el amor que necesitas; desechar rasgos de tu personalidad que sólo te han traído pesadez, y funcionar en la vida  más acorde a lo que eres y que te haga sonreír más. Limpiar trancas del pasado, y que has ido arrastrando a lo largo de tu vida, para mirar el devenir más liviano y en forma positiva. En todo caso es un proceso.

Obviamente los influjos de esta conjunción afectan a cada uno dependiendo en qué casa se encuentra el tránsito, y que aspectos hace con planetas natales. Pero no me cabe duda que algo está pasando dentro de ti, y que sientes como una fuerza que te lleva a alguna parte mejor. No tengas miedo, entrégate a las energías positivas del Cosmos y déjate llevar, ya que aunque luches para quedar en donde estás, tu Ser sabe que es el momento de ir hacia otro lugar mejor. Observa también como tu sombra quiere aparecer y boicotear este cambio, no lo permitas, porque la oscuridad sólo desea que seas infeliz, y como siempre, lo luminoso debe triunfar.

Como tradicionalmente esperamos y tenemos deseos para el año que se avecina, te sugiero que tu petición esté en: tener la certeza que estarás en el lugar en el cual debes estar, y en la mejor situación que puedas estar y que necesitas. Mejor una actitud receptiva, ya que el 2020 nos depara harto movimiento.

 

Reflexión Semanal #64

reflexión Semanal #64
@user.8fb39

En nuestras vidas transitamos entre cúspides y planicies; épocas para reír, y épocas para llorar; ambos estados son pasajeros y traen enseñanzas consigo. Cuando estamos en la planicie, pensamos que nos está sucediendo lo más terrible, que no puede haber nada peor incluso, dejamos que nuestro Yo se apodere de nosotros, y nos volvemos egoístas. Hay sufrimiento, claro que sí, pero también perdemos la perspectiva. Sólo miramos desde un ángulo estrecho y cerrado, como si no existiera salida ni refugio. Lo interesante es que si miramos desde otro lugar, o nos salimos y miramos desde arriba, o sencillamente no miramos nada, y dejamos que el tiempo y la vida nos muestren las vías, repentinamente se van disolviendo los nudos; comienzan a aparecer soluciones y la energía se libera, transitamos por caminos nuevos y livianos. Podemos mirar hacia atrás y vemos cómo nos ahogamos en un vaso de agua, y cómo desmedidamente nos atormentamos por algo que no valió la pena; que perdimos de vista lo simple y pensamos que sólo nuestro pesar era importante, dejamos de ver que cada persona tiene sus dolores y sus batallas, y que también son su historia.

Si sientes que estás transitando por una planicie, recuerda que es pasajera, que trae una enseñanza y un crecimiento importante para ti; escucha tu alma, ahí encontrarás respuestas; conecta con tu Ser, es el mejor guía; pide ayuda, el Universo generoso siempre te tenderá la mano de alguna forma mágica.

Y si estás en la cúspide, disfruta, comparte, ríe y agradece; también es pasajero, y también es una enseñanza y un crecimiento, y lo más importante, que debe ser con humildad.

“Parece como si tuviera necesidad de perspectivas lejanas para pensar bien las cosas.” F. Nietzsche

Reflexión Semanal #63

Reflexión Semanal #63
@EpuriVenkat

Rabia, odio, enojo, tristeza, sentimientos que nos han rondado este último tiempo y que están latentes en el ambiente. Se nos ha enducerido el corazón y hemos dejado de ver, nos hemos salido del centro y nos hemos vuelto más grises.

En tiempos de crisis externas, no podemos dejar de reaccionar y aunque sea con indiferencia, también es una reacción. Ahora debemos ver qué emociones afloraron en este proceso, qué frustración estaba tan oculta que nos ha hecho aflorar estos sentimientos desbordantes y desequilibrantes, qué no habíamos visto y qué tema no estaba resuelto como pensábamos; quizá funcionábamos como autómatas y nos habíamos olvidado de nuestro origen. Nos habíamos alejado de lo importante. Y esta crisis lo que ha hecho, es remecernos y llevarnos a ocuparnos de  nuestro interior. Sobran los análisis socio-políticos, lo que ocurrió ya está, y el devenir es incierto. Lo que queda, eres tú, y tu momento presente.

Elegirás caminar con el corazón endurecido?, o lo comenzarás a llenar de suavidad y dulzura. La risa de un niño, el cantar de las aves, el disfrutar con tus seres queridos, el enamorarte, el gesto amable, la caricia, tu canción favorita, cantar, bailar y  reír.  Envuélvete  de esa energía positiva y liviana. No cargues con la pesadez del pesimismo y la sombra. La vida continúa, y nada es para siempre. Los bellos momentos también se construyen y tu Ser quiere que seas feliz. Namasté.

“Lo que me rodeaba también estaba dentro de mí, y para ver el mundo sólo tenía que mirar en mi interior”. Paul Auster

 

Reflexión Semanal #62

reflexion semanal #62
@dhamushmuskaan

En nuestras vidas pasamos por diversas crisis, algo sucede en el exterior que nos hace entrar a una vorágine descendente, sintiendo en ocasiones que caemos en un abismo sin fin. Puede ser producida por un término de una relación, pérdida de un ser querido, desastre económico, siempre es por una “pérdida”. La pareja, dinero, bienes materiales, salud, humanidad, valores.  Pero siempre, siempre, es un tema humano, es en tu interior en donde se produce la crisis, es en ese lugar en el cual se siente, se sufre, se padece.

Las crisis tienen etapas, sólo recuerda y verás. La primera es la paralización,  no entendemos nada de lo que nos está pasando, no sabemos si podremos reaccionar frente a lo que está sucediendo, y lo que sucede nos envuelve y nos arrastra. La segunda, la incertidumbre, no sabemos qué decisiones tomar frente a  lo acontecido, qué camino seguir, comienzan las noches de insomnio y la inquietud mental se vuelve constante, perdimos la calma, nos enojamos y desesperamos. La tercera, el miedo irracional, casi terror, sufrimos miedo a situaciones que creemos nos generan una amenaza y que no son reales; algo de paranoia incluso. Desconfiamos de las personas que nos rodean, desconfiamos de la vida y también sufrimos  “crisis de fe”; nos deprimimos vemos desesperanzados el devenir y todo es negro. No crees que este proceso descrito y ya vivido quizá más de alguna vez, es idéntico a la situación externa del país? Y que tu reacción a ello también es muy similar?  Como es adentro es afuera (Ley de Correspondencia).

Y la última etapa, la más importante, cómo salir de la crisis. A veces algo sucede, incluso puede ser mágico, toma un giro inesperado, y comienza la vorágine ascendente. Otras veces, quizá se debe caer aún más, porque desde el punto más álgido, cuando sentimos que no resistimos más, aparece una fuerza mareadora que nos fortalece y ayuda a resolverlo todo. Pero sí o sí, hay un cambio, nos hemos vuelto hacia el interior, nos hemos mirado y hemos transitado un camino a veces muy largo y duro, pero un camino que nos hace crecer.

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. E. Galeano.

Reflexión Semanal # 61

reflexión semanal #61
@husaini.burhan

Los humanos actuamos instintiva y espontáneamente desde la oscuridad que habita en nosotros. Casi en forma natural desde el egoísmo, que podemos ir suavizando en la medida que la conciencia nos permita; y otra forma natural es desde la ira, la cual también podemos ir suavizando en la medida que vamos dejando atrás la ignorancia, y la conciencia comienza a morar en nuestro Ser. Me permito recoger una frase callejera que refleja esto último: “no tener rabia es un privilegio”.

El comenzar a actuar desde el área luminosa que tenemos, implica un detenerse, reflexionar, respirar profundo, y salirse del Yo. Todo ello lleva implícito un esfuerzo, porque realmente no es espontáneo. Pensemos y recordemos honestamente y en silencio, desde qué lugar hemos reaccionado primariamente en esta contingencia; por mencionar algunas emociones negativas, rabia, tristeza, miedo, odio, ira.

Qué hacemos y cómo actuamos con esas emociones rondando, he ahí el desafío. O te dejas llevar y eres arrastrado por la oscuridad, la cual se ha alimentado enormemente este último tiempo, o das el paso del esfuerzo y te detienes, para recurrir a tu lado luminoso y nutrirte desde allí. La oscuridad es muy ruidosa, inmediatista y te atrapa. La Luz, es silenciosa,  trabaja paso a paso y es a largo plazo.

Nuestra elección constante  es, en qué área me muevo y actúo. Por ello, la sensación de  cansancio y agotamiento, sólo es el reflejo de esta lucha interna que debemos sobrellevar, cuando el exterior de alguna forma pone de manifiesto la lucha eterna de la especie humana. La oscuridad versus la Luz. Que tu elección te traiga paz.

“Podemos perdonar fácilmente a un niño por tenerle miedo a la oscuridad; la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres le temen a la luz.” Platón.