Reflexión Semanal #39

Reflexión Semanal #39
@civixhx

Existen etapas en la vida de cada uno, en la cual sentimos que la vida está en contra nuestra; que estamos en la cresta de la ola, que los hechos ásperos y duros no terminan y que se suceden uno a otro. Son ciclos que aparecen de repente, sin anunciarse siquiera, y que nos dejan a la deriva un rato. Incluso algunos nos llevan a estados depresivos y de angustia, sin encontrar la razón ni la explicación.

Es posible que nunca encontremos el motivo de por qué suceden; sólo debemos estar seguros que terminarán, aunque  parezcan eternos. Son etapas de un gran crecimiento, de madurez y de toma de conciencia; no hay que olvidar que cada acto y pensamiento trae consecuencias.

Lo que sí se puede hacer, y significa algún esfuerzo, es volver al centro, mirar desde allí y transformar toda esa negatividad desde la cual vemos los hechos, en actitud luminosa. No dejarse abatir y combatir esas fuerzas oscuras desde el interior con mucha sabiduría, te dará tranquilidad y podrás ver desde otra perspectiva, distinta, y tus emociones irán cambiando de agobio, a comprensión y mayor claridad. Dibuja una sonrisa en tu rostro y suelta, no permitas que la oscuridad te domine y tome el control de ti. Todo pasa, y así como aparecen eventos negativos en tu vida, los positivos también llegan en forma inesperada; sólo déjate llevar y ríe, que la risa ahuyenta todos los males.

Ordena tus problemas y dificultades. Así tendrás una parte de la solución. Lo que falta vendrá con mayor seguridad y menor dificultad.” Norman Vincent Peale

Reflexión Semanal #12

Reflexion Semanal 12
Roberto Cabrini

Quítate la mochila y comienza a ver y sacar  la cantidad de cosas inútiles que llevas. Saca las preocupaciones, no te conducen a ninguna parte y de seguro que son de cosas que aún no han sucedido o de situaciones que no puedes controlar; saca las emociones negativas, ésas se pueden sentir, pero no deben llevarse como carga; saca la angustia, esa que te agobia, te enferma y no te deja ver la realidad; saca los miedos, los que te limitan y que te hacen ser una persona sin certezas ni confianza.

Ahora, libre de carga, deja la mochila vacía en alguna parte en donde no la puedas encontrar nuevamente y sólo ocúpate de tí, fluye; eres lo más importante, tu calma, tu bienestar y desarrollo como persona. Tú eres lo real, lo demás es efímero, incluso ilusorio  y carece de sustancia.

“La realidad exterior, las personas y las cosas, tienen sentido sólo en la medida en que satisfacen o frustran el estado interno del cuerpo. Sólo es real lo que está adentro: lo exterior sólo es real en función de mis necesidades (nunca en función de sus propias cualidades o necesidades).” El arte de amar” (1956), Erich Fromm