Reflexión Semanal #55

reflexión Semanal #55
@sathalex

La negación es un mecanismo de defensa que puede resultarnos útil en ocasiones, pero no puede ser un estado permanente, ya que de ser así, se transforma en un yugo que sólo produce sufrimiento a ti mismo y a los que te rodean. Existen episodios reales en la vida que nos desestabilizan de tal forma, que recurrimos a este mecanismo para no ver ni enfrentar la realidad evidente que se está manifestando; después de eso, comenzamos a armarnos de recursos internos para afrontar lo que está sucediendo, de una manera madura y sabia. Se comienza a disipar esa sombra y pesadez que nos invadió al comienzo, y logramos ver con mayor claridad lo evidente. Nos damos cuenta que el hecho en sí no es TAN terrible como lo sentimos inicialmente, que es parte de la vida, que depende de cada uno el hacerse cargo y, que en vez de causar sufrimiento, puede ser una tremenda liberación.

Un mejor  mecanismo de sobrevivencia y de defensa es cultivar tu interior, reconocerte, comprender que las emociones son parte de tu Ser y que se debe convivir en paz  con ellas. En la medida que el autoconocimiento se va acrecentando, los desafíos y pruebas que nos pone la vida se toman con humildad, con calma y con autocompasión; ya no es necesario negar los hechos para huir de una realidad que te aborda y que seguramente se fue manifestando de a poco, pero que no quisimos ver en su justa medida. La vida puede tomar un giro repentino en un segundo, por ello, quédate en el  presente, que es la única realidad que podemos experimentar, aunque esa realidad puede ser una ilusión, pero nunca una negación.

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas, te transforma.” C.G.Jung

 

Reflexión Semanal #19

Reflexión Semanal #19
lydiaki galatsi

El autoconocimiento es fundamental para lograr tu paz. Cuando el espíritu realiza ese llamado y tu interior se inquieta, es el momento de sumergirte en tí mismo y comenzar a explorarte. Sin temor, con valentía y sinceridad, nada de lo que encuentres será desconocido para tí, somos lo que somos, tu esencia reclama su tiempo. Mírate, eres un ser excepcional y único, con riqueza interior y asperezas internas que limar y asumir. Comparte generosa y humildemente con los demás tus virtudes, exteriorízalas ya que todo se devuelve y no sabes quién recibirá tu regalo.

Tus defectos, a esos debes prestarle más atención y con sinceridad y sin miedo pulirlos y suavizarlos, siempre estarán ahí, pero de tí depende si te dominan el alma, o sencillamente son las pruebas que tienes para irte superando.

Al final del día, lo que seguro encontrarás es esa paz de alma y la satisfacción de la tarea cumplida. Has avanzado un paso más hacia tu mejor vida y a un entorno más armónico, feliz.

“Tu mirada se aclarará sólo cuando puedas ver dentro de tu corazón. Aquel que mira hacia afuera, sueña; aquel que mira hacia adentro, despierta”.Carl Jung