Reflexión Semanal #54

Reflexión Semanal #54
@anna.56068

Los cambios en la vida son etapas inevitables, desconocidas a veces,  y por lo tanto producen temor. Otras veces son procesos cuya gestación vamos sintiendo e intuyendo; algo en nuestro Ser nos impulsa a tomar ciertas decisiones, a seguir un llamado interno que constituye una serie de eventos relacionados, y que nos llevan finalmente a un cambio en la vida.

Pero todo cambio es de adentro hacia afuera; si crees que el exterior se te mueve cual terremoto, es porque seguramente no escuchaste los susurros previos para ir encausando tu vida hacia otro lugar. A veces es necesario, debido a nuestra naturaleza, que la vida se manifieste en forma violenta para que tomemos conciencia que algo no está bien y que debemos encaminarnos en otra dirección; que debemos cambiar algunos hábitos; que debemos ocuparnos más de nosotros mismos y por qué no de los demás.

Si deseas REALMENTE un cambio en tu vida, descansa, piensa y escucha tu llamado interno. Qué es lo que verdaderamente deseas que cambie,  y qué tan dispuesto estás para hacer lo que sea necesario para que ello se concrete. Lo tienes claro? Entonces manos a la obra, aplica voluntad y certeza, que el lugar y las circunstancias que llegarán, será lo adecuado para ti. Abraza el cambio, sonríe y entrégate a ese fluido maravilloso que te llevará a una bella nueva experiencia, y tu corazón se sentirá lleno.

“Las emociones negativas como la soledad, envidia y culpa juegan un importante papel en una vida feliz; son grandes señales de que hace falta cambiar algo.” Gretchen Rubin.

 

 

Reflexión Semanal # 52

Reflexión Semanal #52
@aram199523

Si crees en el valor de la plegaria y la fuerza que ésta tiene, te daré algunos conceptos claves que provienen de sabidurías ancestrales, y que deben ponerse en práctica si deseas comenzar con las peticiones. Puedes pedir a quien o a qué quieras, eso es personal; es espiritual, no religioso.

Paulina pidió al Universo que le diera un compañero, cariñoso, fiel y de buen carácter. El Universo le envió un perro. Lo primero es ser muy específico en las peticiones; si deseas dinero, debes decir cuánto; si deseas un trabajo, debes describir con exactitud qué trabajo deseas; si es una pareja, obviamente pedir hombre o mujer, y con las características que sean básicas para ti. No te vaya a suceder como a Paulina.

Busca un sitio tranquilo que te acomode, en solitario y regálate el tiempo para comenzar tu proceso. Comienza por agradecer, con detalles, y en voz alta; ese ejercicio permite que tu mente se enfoque mejor y a medida que vas agradeciendo, la humildad se apodera de ti. Con ego no se puede pedir, sólo desde el corazón. Después, detalla tus peticiones y en la forma precisa, en voz alta, porque así le estás dando doble fuerza a tus plegarias. Tómate tu tiempo. Haz de esto un trabajo espiritual, ya que debes ser perseverante, porque si no ves resultados, es muy probable que tus plegarias no han sido suficientes.

Y muy importante, si no estás convencido que tus peticiones serán escuchadas y se concretarán, el esfuerzo ha sido en vano y los milagros pasarán de largo.

“Muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia.” Arthur Schopenhauer

Reflexión Semanal #51

reflexión Semanal #50
@mehananreddy999

El poder del acto de RECIBIR, es tan importante como el acto de DAR. Siempre se nos habla del dar, incluso con sufrimiento , pero no se nos  explica del flujo que implican ambos conceptos, y que están íntimamente ligados. Es un flujo, así como hay día y noche, sol y luna, sin recibir,  no existe el dar y viceversa.

El dar debe ser desde el corazón,  con amor y sólo por el hecho de dar, no como una obligación o un deber, ni menos una condición.

El recibir, es otorgarle a otro la posibilidad de dar, de crear esa vasija para que otro pueda ejecutar su acto de amor incondicional. Ambos actos te producen estado de felicidad, bienestar y humildad, ambos se ejecutan en silencio. Si te niegas a esa opción, el flujo se corta, como si la sangre dejara de circular por tu cuerpo. Ambos actos te producen estado de felicidad, bienestar y humildad. Cuando recibes, entiendes que el otro te está dando algo preciado y valioso y corresponde recibirlo con agradecimiento.  Si solo das y te niegas a recibir, no solo no estás valorando los dones que se te ofrecen, sino que además no estás permitiendo que otros se sientan llamados a participar en el ciclo y den de aquello que los hace especiales y únicos.

Lo mágico del recibir es que tienen un poder transformador y multiplicador. Para recibir ocurre un fenómeno pasivo de apertura, de dejar pasar y una vez adentro, se lleva a cabo la alquimia. Sólo si recibes podrás dar más y mejor.

“Dando aprendes a recibir, recibiendo aprendes a dar.” Alejandro Jodorowsky

 

Reflexión Semanal #49

Reflexión Semanal #49
@saraazad660

Las relaciones de pareja han sido, son y serán motivo de una gran  ocupación en nuestras vidas. Ya sea porque no existe alguna,  o porque estamos involucrados. Si estás en “soltería”, las inquietudes son muchas; encontraré a alguien, por qué no llega esa persona, qué de malo hay en mí que no atraigo a esa persona, etc.  Las respuestas pueden ser muchas, desde que inconscientemente hay una negación a relacionarte íntimamente con alguien, hasta que cada cosa llega a su momento, y ese momento aún no hay llegado.

Si estás en  una relación, también es motivo de preguntas sin respuesta o inquietudes. Cada pareja tiene sus propios códigos; no hay modelos, consejos ni ejemplos a seguir. Como esa una relación de a dos, y cada uno es un mundo, esos mundos vienen a entrelazarse y a combinarse, difícil a veces y otras no tanto. En ocasiones, cada uno está en etapas importantes de la vida, y en conjunto se viene a crecer y a aprender; en otras, son efecto de malas decisiones producidas por la soledad o sólo por el hecho de sentirse importante para alguien, con lo cual se llega a relaciones destructivas y angustiantes. También se corre el riesgo de llegar al conformismo y pensar que no hay más ni mejor y es preferible quedarse, antes que dejar espacio a que alguna relación mucho mejor pueda experimentarse. En fin, este tema dará para varias reflexiones más, pero lo que sí me permito afirmar que si estás en algo abusivo y lejos del amor, del lado del cual estés, es mejor retirarse, sanar, y prepararte para la llegada del verdadero amor. Si realmente lo deseas, esa persona que te corresponde llegará a ti en las mejores condiciones, sólo para que ambos sean felices y plenos. Confía en que así será, siempre que abras tu corazón al amor verdadero.

“ Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.” Johann Wolfgang Goethe

 

 

Reflexión Semanal #45

Reflexión Semanal #45
@ssiadaty

La humildad es una virtud que se va adquiriendo con el tiempo, se trabaja y se va tomando conciencia de su implicancia y benevolencia. Es la ausencia del ego, es generosidad en su grado superior, es luminosa, te conecta con tu intuición  y te abre muchos caminos. No confundir con resignación, puesto que ésta está regida por la razón,  y humildad es corazón puro. Recuerdas cuando has sido humilde, la sensación de paz y felicidad que te invade? Por supuesto, si el amor ha primado en tu acción y tu intención, sólo te has dejado llevar por ese sentimiento con mucho altruismo y con la certeza que estás en lo correcto.

Ahora, la soberbia, lo opuesto, está regida por el ego, la ignorancia y la rabia. Cuántas malas decisiones se toman a partir de estar dominados por ese estado. Y como consecuencia además, sólo se unen hechos negativos una y otra vez, te llenas de angustia y estrés. Cuánta soberbia impera actualmente en la humanidad y mira hacia adónde nos está llevando.

A cada rato estamos enfrentados a tomar cualquiera de los dos caminos; nuestra opción es elegir, si obramos desde el ego y la soberbia, o si respiramos profundo, nos conectamos con nuestro Ser y comenzamos a actuar desde un estado superior y generoso; con esta actitud tendremos un día maravilloso, nos relacionaremos con los demás desde el amor, y haremos nuestro aporte para que vivamos en un mundo mejor.

Si la humildad habita en tu corazón, de seguro las bendiciones llegarán a tu vida, y para quedarse.

 

“-La humildad es el sólido fundamento de todas las virtudes”.-Confucio.

 

Reflexión Semanal #42

Reflexión Semanal #42
@www.gaayu7725

Tomar decisiones es algo que nos acompaña constantemente. A algunas personas les produce vértigo, a otras les da miedo y otras lo ven como una dinámica de vida. Pero hay tipos de decisiones a tomar. En el transcurso del día estamos optando constantemente, calmarse o enojarse, llorar o reír, dejar que el ego domine o escuchar nuestro corazón, humildad o soberbia. En fin, muchas opciones que nos ponen a prueba y que nos llevan a situaciones luminosas u oscuras; todo depende del camino que elegimos.

Y están “esas” decisiones, las que determinan nuestra vida. Las equivocadas, esas tienen un alto costo y en el momento que optas por ellas, de inmediato se van notando los efectos del error; comienzan las trabas, las dificultades, todo comienza a tornarse complicado. Es que no fue tu corazón el que decidió, fue tu ansiedad, tu soberbia, la inmadurez, la poca reflexión y tu ego.

En cambio ESA decisión correcta, la que se fue gestando entre las fuerzas invisibles del cosmos y hacia la cual la vida te fue llevando y guiando junto a tu voluntad, sin siquiera notarlo a veces. Cuando  esa decisión se toma, reina un estado de paz y calma a tu alrededor, tu alma está en comunión con el Universo ya que es parte del plan trazado. Seguro que tardaste mucho en llegar y que debiste sortear muchas dificultades, pero el gozo que da el logro de la tarea, es inconmensurable. Y sorpréndete, todo fluye y todo funciona, y así comprendes que fue lo correcto.

Cuál decisión tomarás hoy? Sólo conecta tu interior y sabrás la respuesta.

“Nunca cortes un árbol en el invierno. Nunca tomes una decisión negativa en los momentos bajos. Nunca tomes tus decisiones más importantes cuando estas de mal humor. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. La primavera llegará. “Robert H. Schuller.

Reflexión Semanal #41

Reflexión Semanal #41
bern.danil123

Que las relaciones humanas son complejas, eso es indiscutible. Al relacionarnos con los demás se nos presentan desafíos constantes, ya que debemos mirarnos y evaluarnos en nuestro actuar y sentir. Puede haber un otro que nos haga enojar, emocionar, reflexionar o hacernos sentir bien; lo que no debes hacer es permanecer con alguien a quien no le importes, eso es un desgaste constante y una pérdida de tiempo. Quien no desee lo mejor para ti, está lejos de sentir afecto por tu persona.

Y en  las relaciones de pareja, ahí se complejiza todo. Es un torrente constante de emociones que dan vueltas, incluso muy diversas durante el día. Alegre en la mañana, y a medida que avanza el día, puede declinar en alguna tristeza. Cada relación es diferente y todas son una experiencia que te va preparando para la siguiente. Se hace cada vez más difícil comenzar una relación, sí, por eso es que te apegas a alguna que te aporta poco y te quita mucho; que se piensa  que ahora sí es el amor verdadero que llegó a tu vida, pero algo dentro tuyo sabe que aún no lo es; que te quedas con alguien para no estar solo(a), sí, y ahí te vas deteriorando.

Lo más importante es comprender que cualquier experiencia es un paso más para acercarte a esa persona que será tu complemento; no importa cuánto te demores, porque cuando se encuentren, ambos sentirán en su corazón la paz que indique que todo valió la pena.

“Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta”. Sam Keen