Brújula Astral 01.04.2020

Brújula Astral
Gajendra Rawat king

Los movimientos astrológicos ya tan comentados ahora último, afectan no tan sólo en forma global, sino también en forma individual. A veces es tan fuerte el estímulo externo, que nos olvidamos de apreciar la forma interna en que se está produciendo el  movimiento, puesto que estamos tratando de “sobrevivir” a tanto oleaje.

Pues bien, todo esto es un proceso que nos lleva a alguna parte, no sabemos a cuál, pero lo que sí sabemos es que debemos vivirlo y experimentarlo. Cómo lo viva cada uno, depende de  las emociones que se vayan desencadenando y de nuestra reacción frente al hecho. Como antecedente importante, debemos ver en qué área de nuestra vida nos hemos dicho: “no pensé que esto podía pasarme, o no me imaginé que iba a vivir esto”. Te parece que esto lo has experimentado? Claro que sí, porque estas conjunciones nos han venido a desarmar las bases, como si fueran los cimientos de una casa, y sentimos que el castillo de naipes se empieza a desplomar. Lo que pensábamos que iba ordenadamente en una dirección, repentinamente se desarma y quedamos sin entender nada; y no es que podemos armar de otra forma por el momento, es sólo que nos quedamos sin planes, sin un piso, a la deriva quizá, y obligados a vivir el aquí y el ahora. UFF, qué difícil resulta, ya que se nos ha dicho siempre que existe un “orden” en la vida. Nacer, estudiar, profesión, formar familia, tener descendencia, trabajar, ser exitoso, ganar dinero, tener una propiedad, jubilar, viajar, y quizá, alguna vez morir. Nunca se nos dijo que había que VIVIR……y al parecer ahora se nos está mostrando la importancia de ello; que somos parte de un todo y que ese todo hace que el sistema funcione.

Las épocas actuales y los procesos que se vienen en este año, año movido y desafiante como humanidad y por lo tanto como individuos, nos enfrentarán a más de una etapa. Si creemos que se respiran eventos más livianos en algún momento, puede ser, pero se nos estará poniendo a prueba cada cierto período. Como especie, podemos sentir que los sucesos ya pasaron y por inercia, tendemos a volver a lo de siempre, pero esto no será tan común; debemos estar atentos, con conciencia, reflexivos y responsables de nosotros y de lo que sucede, porque si no hemos entendido que hay mucho cambio, habrá mucho sufrimiento. Nos estamos preparando a una era maravillosa en donde se respirarán aires livianos y humanos. No olvidemos que vivir esta experiencia, que debe dejar huella, es tan sólo un fragmento en la existencia.

Si el miedo fue el factor que dio el inicio a este proceso, no hay nada que temer, deja que el proceso en sí  mismo te vaya indicando los pasos a seguir; ahora es tiempo de cambiar creencias y paradigmas, se nos ha desplomado más de algo; lo que nos espera es incierto, no tenemos el control de nada de lo que creíamos “seguro” u “obvio”; 2020, año complejo y de mucho movimiento, como estar en la cresta de la ola, pero sobreviviremos, y la intención de todo esto es ser parte de un cambio importante, en pos de un mundo mejor para todos. Los astros nos invitan a ser la mejor versión  de nosotros, para que evolucionemos y seamos una especie que está renaciendo, para vivir en un mundo mejor. Nadie dijo que era fácil.