Reflexión Semanal #59

Reflexión Semanal #59
@mrsnoorjahanbano

La gran debilidad que poseemos como humanos es la ansiedad. La traemos desde niños y nos acompaña durante nuestra vida, a veces con mayor intensidad, y cuando ya estamos algo cansados de esa patología, buscamos formas de reducirla; ya sea con terapias, fármacos o métodos evasivos.

Primero observemos en nuestro interior de qué se trata. Una forma de controlar todo, queremos las cosas ahora, y de la forma que queremos; no aceptar que las cosas son de otra forma, que la realidad es diferente a lo que imaginamos; nos volvemos infantiles y hacemos pataleta. Ego?, claro que sí, falta de confianza y humildad. La ansiedad se refleja en todas las áreas de la vida, en las empresas, en las parejas, en lo cotidiano, en el sistema consumista, etc..

El negocio que no se llevó a cabo, que no resultó, cuánta ansiedad le sumaste; la pareja que pensabas que “ahora sí que es la correcta”, cuánto te la jugaste, cuánta angustia añadida en la conquista, para que finalmente aceptaras que no era. El proyecto que pensabas que era tu proyecto de vida, cuánto insomnio y desvelo, para que finalmente vieras que se desplomó cual castillo de naipes.

Muchos ejemplos, pero lo que debemos tener claro es que la ansiedad sólo te lleva a tu propia debilidad; te enfermas, tomas decisiones equivocadas, cometes errores, te quedas en la incertidumbre, vas cayendo en una espiral descendente; sólo te quita la fuerza para que la negatividad se alimente.

No seamos como niños antes del cumpleaños o de la Navidad; ante esa ansiedad, mejor es tomar distancia, respirar profundo, alejarse y por qué no, buscar consejo y aceptar que las cosas son como deben ser, y así es perfecto. Haz tu esfuerzo, claro que sí, y  cuando está orientado hacia lo correcto, la ansiedad no tiene cabida y tu corazón está en paz.

“La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza del hoy.”Corrie ten Boom

 

Reflexión Semanal # 52

Reflexión Semanal #52
@aram199523

Si crees en el valor de la plegaria y la fuerza que ésta tiene, te daré algunos conceptos claves que provienen de sabidurías ancestrales, y que deben ponerse en práctica si deseas comenzar con las peticiones. Puedes pedir a quien o a qué quieras, eso es personal; es espiritual, no religioso.

Paulina pidió al Universo que le diera un compañero, cariñoso, fiel y de buen carácter. El Universo le envió un perro. Lo primero es ser muy específico en las peticiones; si deseas dinero, debes decir cuánto; si deseas un trabajo, debes describir con exactitud qué trabajo deseas; si es una pareja, obviamente pedir hombre o mujer, y con las características que sean básicas para ti. No te vaya a suceder como a Paulina.

Busca un sitio tranquilo que te acomode, en solitario y regálate el tiempo para comenzar tu proceso. Comienza por agradecer, con detalles, y en voz alta; ese ejercicio permite que tu mente se enfoque mejor y a medida que vas agradeciendo, la humildad se apodera de ti. Con ego no se puede pedir, sólo desde el corazón. Después, detalla tus peticiones y en la forma precisa, en voz alta, porque así le estás dando doble fuerza a tus plegarias. Tómate tu tiempo. Haz de esto un trabajo espiritual, ya que debes ser perseverante, porque si no ves resultados, es muy probable que tus plegarias no han sido suficientes.

Y muy importante, si no estás convencido que tus peticiones serán escuchadas y se concretarán, el esfuerzo ha sido en vano y los milagros pasarán de largo.

“Muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia.” Arthur Schopenhauer

Reflexión Semanal #45

Reflexión Semanal #45
@ssiadaty

La humildad es una virtud que se va adquiriendo con el tiempo, se trabaja y se va tomando conciencia de su implicancia y benevolencia. Es la ausencia del ego, es generosidad en su grado superior, es luminosa, te conecta con tu intuición  y te abre muchos caminos. No confundir con resignación, puesto que ésta está regida por la razón,  y humildad es corazón puro. Recuerdas cuando has sido humilde, la sensación de paz y felicidad que te invade? Por supuesto, si el amor ha primado en tu acción y tu intención, sólo te has dejado llevar por ese sentimiento con mucho altruismo y con la certeza que estás en lo correcto.

Ahora, la soberbia, lo opuesto, está regida por el ego, la ignorancia y la rabia. Cuántas malas decisiones se toman a partir de estar dominados por ese estado. Y como consecuencia además, sólo se unen hechos negativos una y otra vez, te llenas de angustia y estrés. Cuánta soberbia impera actualmente en la humanidad y mira hacia adónde nos está llevando.

A cada rato estamos enfrentados a tomar cualquiera de los dos caminos; nuestra opción es elegir, si obramos desde el ego y la soberbia, o si respiramos profundo, nos conectamos con nuestro Ser y comenzamos a actuar desde un estado superior y generoso; con esta actitud tendremos un día maravilloso, nos relacionaremos con los demás desde el amor, y haremos nuestro aporte para que vivamos en un mundo mejor.

Si la humildad habita en tu corazón, de seguro las bendiciones llegarán a tu vida, y para quedarse.

 

“-La humildad es el sólido fundamento de todas las virtudes”.-Confucio.

 

Reflexión Semanal #43

Reflexión Semanal #43
@teffysanz72

La palabra “gracias” no es sólo agradecer por educación; es la palabra mágica que te abre puertas y te hace humilde; te hace reconocer tu fragilidad y entrar a planos más sutiles y luminosos. A medida que vas agradeciendo y reconociendo motivos innumerables para agradecer, vas dando espacio a que  bendiciones lleguen a  tu vida. La gratitud es una emoción y un acto desinteresado, te hace sentir más satisfecho con la vida y por ende más feliz. Hacer del agradecimiento una rutina en tu vida, te volverá una persona más positiva, optimista. Sobran motivos para agradecer, incluso los sinsabores que  pasas te sirven para aprender, mejorar y crecer, gracias. Por qué no agradecer el estar vivo, el estar sano y poder funcionar con todos los sentidos; el tener una familia, amigos y compañía; tener alimento, abrigo y un hogar en donde descansar, por ejemplo.

Cuando agradeces, tu ego queda disminuido y puedes ver el alcance de la humildad. La humildad se aprende con el tiempo, no es una condición innata a los humanos, pero te hace sentir paz en el corazón. Y no es que “si soy humilde logro lo que deseo”, es que ser humilde es conectar con el interior y tomar conciencia que somos parte de un Todo y que cada acto trae sus consecuencias; difícil de  entender a veces, claro que sí, pero en la medida que la humildad tome contacto contigo, te será más fácil comprender y fluir en esta corriente llamada vida. La humildad trae paz, comprensión y por qué no, milagros a tu vida.

“La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.” Cicerón

Reflexión Semanal #42

Reflexión Semanal #42
@www.gaayu7725

Tomar decisiones es algo que nos acompaña constantemente. A algunas personas les produce vértigo, a otras les da miedo y otras lo ven como una dinámica de vida. Pero hay tipos de decisiones a tomar. En el transcurso del día estamos optando constantemente, calmarse o enojarse, llorar o reír, dejar que el ego domine o escuchar nuestro corazón, humildad o soberbia. En fin, muchas opciones que nos ponen a prueba y que nos llevan a situaciones luminosas u oscuras; todo depende del camino que elegimos.

Y están “esas” decisiones, las que determinan nuestra vida. Las equivocadas, esas tienen un alto costo y en el momento que optas por ellas, de inmediato se van notando los efectos del error; comienzan las trabas, las dificultades, todo comienza a tornarse complicado. Es que no fue tu corazón el que decidió, fue tu ansiedad, tu soberbia, la inmadurez, la poca reflexión y tu ego.

En cambio ESA decisión correcta, la que se fue gestando entre las fuerzas invisibles del cosmos y hacia la cual la vida te fue llevando y guiando junto a tu voluntad, sin siquiera notarlo a veces. Cuando  esa decisión se toma, reina un estado de paz y calma a tu alrededor, tu alma está en comunión con el Universo ya que es parte del plan trazado. Seguro que tardaste mucho en llegar y que debiste sortear muchas dificultades, pero el gozo que da el logro de la tarea, es inconmensurable. Y sorpréndete, todo fluye y todo funciona, y así comprendes que fue lo correcto.

Cuál decisión tomarás hoy? Sólo conecta tu interior y sabrás la respuesta.

“Nunca cortes un árbol en el invierno. Nunca tomes una decisión negativa en los momentos bajos. Nunca tomes tus decisiones más importantes cuando estas de mal humor. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. La primavera llegará. “Robert H. Schuller.

Reflexión Semanal #37

Reflexión Semanal #37
@ikisnaka

Una de las manifestaciones más recurrentes del ego es aquella en la cual sólo nos miramos a nosotros mismos; aquella en la cual el otro prácticamente no tiene cabida en nuestra conciencia y en nuestro actuar. Desde allí se alimenta  la mezquindad y el egoísmo, tan presente en nuestro diario vivir; tanto somos víctimas de ello, como también generadores de esas condiciones faltas de luminosidad y amor. Acaso no produce escozor, tristeza y desaliento cuando sentimos que alguien da rienda suelta a su ego, que arrasa con cualquier consideración y respeto por alguna persona u otro ser vivo?

Si a diario revisamos y observamos el comportamiento de nuestro ego, de seguro que podremos frenar un actuar desmedido e inconciente; crearemos un entorno más generoso, pacífico y amoroso; seremos capaces de detectar y alejarnos calmadamente de las luchas de poder que sólo contaminan y llenan de oscuridad el alma. Respira hondo, conecta con tu sabio interior y deja que él te vaya mostrando el camino para lograr una convivencia armoniosa entre tu ego y tú. Verás hermosos resultados y te darás cuenta que eres mejor de lo que pensabas.

Quien desee ser un refugio para sí mismo y para los otros deberá someterse a este sagrado misterio: tomar el lugar de los otros, y ceder a los demás el propio lugar.

Reflexión Semanal #36

Reflexión Semanal #36
@leha19.201023

Quieres cambios en tu vida? Regálate unos minutos, conecta y sumérgete en tu interior, y sabrás qué es lo que no está bien. Si realmente quieres hacer la labor de atraer esos cambios a tu vida, entonces comienza por no pensar ni hacer más de lo mismo. Con esa conciencia, empieza tu tarea maravillosa de logros y avances en pos de un bienestar, y de acuerdo a lo que tu alma requiere. Con mucho amor, certeza y alegría, ábrete a los cambios, pueden ser infinitos, y tienes la capacidad suficiente para hacerlos; no dudes ni tengas miedo, entrégate a las fuerzas benéficas del Cosmos y fluye con ellas.

No pienses ni te dejes vencer por creencias antiguas, que cambiar requiere de un gran esfuerzo; pasa de largo, y no escuches al ego que te boicoteará constantemente; puede ser que te sorprendas lo simple que puede ser el proceso. Cómo sabes si no estás en el momento correcto y preciso en el cual tu vida puede torcer hacia un destino mejor? Con esa apertura y las infinitas posibilidades de tu Ser, con la fuerza que trae tu alma, atrévete a dar ese paso y disfruta el proceso. Tú puedes, y te hará más grande.

“No podemos tener miedo del cambio. Usted puede sentirse muy seguro en el estanque en que se encuentra, pero si nunca se aventura fuera de él, nunca sabrá que existe el océano, el mar. Aferrarse a algo que ahora es bueno para usted, puede ser la razón por la que no tiene algo mejor.”
C. JoyBell C.