Reflexión Semanal #36

Reflexión Semanal #36
@leha19.201023

Quieres cambios en tu vida? Regálate unos minutos, conecta y sumérgete en tu interior, y sabrás qué es lo que no está bien. Si realmente quieres hacer la labor de atraer esos cambios a tu vida, entonces comienza por no pensar ni hacer más de lo mismo. Con esa conciencia, empieza tu tarea maravillosa de logros y avances en pos de un bienestar, y de acuerdo a lo que tu alma requiere. Con mucho amor, certeza y alegría, ábrete a los cambios, pueden ser infinitos, y tienes la capacidad suficiente para hacerlos; no dudes ni tengas miedo, entrégate a las fuerzas benéficas del Cosmos y fluye con ellas.

No pienses ni te dejes vencer por creencias antiguas, que cambiar requiere de un gran esfuerzo; pasa de largo, y no escuches al ego que te boicoteará constantemente; puede ser que te sorprendas lo simple que puede ser el proceso. Cómo sabes si no estás en el momento correcto y preciso en el cual tu vida puede torcer hacia un destino mejor? Con esa apertura y las infinitas posibilidades de tu Ser, con la fuerza que trae tu alma, atrévete a dar ese paso y disfruta el proceso. Tú puedes, y te hará más grande.

“No podemos tener miedo del cambio. Usted puede sentirse muy seguro en el estanque en que se encuentra, pero si nunca se aventura fuera de él, nunca sabrá que existe el océano, el mar. Aferrarse a algo que ahora es bueno para usted, puede ser la razón por la que no tiene algo mejor.”
C. JoyBell C.

Reflexión Semanal #12

Reflexion Semanal 12
Roberto Cabrini

Quítate la mochila y comienza a ver y sacar  la cantidad de cosas inútiles que llevas. Saca las preocupaciones, no te conducen a ninguna parte y de seguro que son de cosas que aún no han sucedido o de situaciones que no puedes controlar; saca las emociones negativas, ésas se pueden sentir, pero no deben llevarse como carga; saca la angustia, esa que te agobia, te enferma y no te deja ver la realidad; saca los miedos, los que te limitan y que te hacen ser una persona sin certezas ni confianza.

Ahora, libre de carga, deja la mochila vacía en alguna parte en donde no la puedas encontrar nuevamente y sólo ocúpate de tí, fluye; eres lo más importante, tu calma, tu bienestar y desarrollo como persona. Tú eres lo real, lo demás es efímero, incluso ilusorio  y carece de sustancia.

“La realidad exterior, las personas y las cosas, tienen sentido sólo en la medida en que satisfacen o frustran el estado interno del cuerpo. Sólo es real lo que está adentro: lo exterior sólo es real en función de mis necesidades (nunca en función de sus propias cualidades o necesidades).” El arte de amar” (1956), Erich Fromm