Reflexión Semanal #69

Reflexion Semanal 69
@sapfir313at

“Quedarse en casa”, no es sólo guardarse en el hogar, sino también  quedarse con uno, con tu interior, con lo que somos. En esta ocasión, el Universo nos ha llevado a un estado del cual nos habíamos salido hace tiempo; nos habíamos transformado en autómatas,”cosistas”, depredadores y egoístas.  Siempre esperando que el exterior nos solucione todo, el menor esfuerzo, exigiendo a la naturaleza de todo y sin ninguna retribución; incluso ahora, toda la humanidad rogando por una vacuna (exterior), y no nos acercamos siquiera a preguntarnos qué hacemos por el autocuidado, por cuidar nuestro entorno, por el otro. Gran prueba la que estamos viviendo, dejar el ego a un lado y enfocarnos en lo simple, lo real y lo esencial.

Estábamos usando  las redes sociales como medio de evasión, como descarga de frustraciones, rabia y ego; era tan cómodo escribir algo o enviar un sticker para salir del paso; y ahora, qué paradoja, las usamos para acercarnos a los demás, para sentirnos acompañados, para reír. Quizá cuánto tiempo pase para encontrarnos con esa mirada, con la magia de una sonrisa cercana, con el abrazo reconfortante. Tanto nos alejamos de lo humano, que ahora se nos está poniendo a prueba, qué tanto de lo humano valorábamos. Para algunos es más duro que para otros, pero siempre en tiempos de crisis hay grandes enseñanzas detrás, y en tiempos de crisis, sale lo mejor y también lo peor del ser humano.

Los conceptos están cambiando, y se nos obliga también a  hacer cambios. Las prioridades de pronto son otras, debemos cambiar hábitos y rutinas; lo material se tambalea y se muestra como realmente es; se nos pone a prueba y se nos desafía a avanzar en valores perdidos. Solidaridad, generosidad, agradecimiento, humildad, vivir el momento, y acostumbrarse a la incertidumbre; aprender que no podemos controlar nada. Suena difícil, pero quizá debemos ponernos en el lugar de la persona que está contagiada y enferma en este momento, vaya qué situación en la que está, y ni nos imaginamos cómo puede ser su diario vivir; y nos puede tocar a cualquiera.

“La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer”. Bertold Brecht

Reflexión Semanal #64

reflexión Semanal #64
@user.8fb39

En nuestras vidas transitamos entre cúspides y planicies; épocas para reír, y épocas para llorar; ambos estados son pasajeros y traen enseñanzas consigo. Cuando estamos en la planicie, pensamos que nos está sucediendo lo más terrible, que no puede haber nada peor incluso, dejamos que nuestro Yo se apodere de nosotros, y nos volvemos egoístas. Hay sufrimiento, claro que sí, pero también perdemos la perspectiva. Sólo miramos desde un ángulo estrecho y cerrado, como si no existiera salida ni refugio. Lo interesante es que si miramos desde otro lugar, o nos salimos y miramos desde arriba, o sencillamente no miramos nada, y dejamos que el tiempo y la vida nos muestren las vías, repentinamente se van disolviendo los nudos; comienzan a aparecer soluciones y la energía se libera, transitamos por caminos nuevos y livianos. Podemos mirar hacia atrás y vemos cómo nos ahogamos en un vaso de agua, y cómo desmedidamente nos atormentamos por algo que no valió la pena; que perdimos de vista lo simple y pensamos que sólo nuestro pesar era importante, dejamos de ver que cada persona tiene sus dolores y sus batallas, y que también son su historia.

Si sientes que estás transitando por una planicie, recuerda que es pasajera, que trae una enseñanza y un crecimiento importante para ti; escucha tu alma, ahí encontrarás respuestas; conecta con tu Ser, es el mejor guía; pide ayuda, el Universo generoso siempre te tenderá la mano de alguna forma mágica.

Y si estás en la cúspide, disfruta, comparte, ríe y agradece; también es pasajero, y también es una enseñanza y un crecimiento, y lo más importante, que debe ser con humildad.

“Parece como si tuviera necesidad de perspectivas lejanas para pensar bien las cosas.” F. Nietzsche

Reflexión Semanal #43

Reflexión Semanal #43
@teffysanz72

La palabra “gracias” no es sólo agradecer por educación; es la palabra mágica que te abre puertas y te hace humilde; te hace reconocer tu fragilidad y entrar a planos más sutiles y luminosos. A medida que vas agradeciendo y reconociendo motivos innumerables para agradecer, vas dando espacio a que  bendiciones lleguen a  tu vida. La gratitud es una emoción y un acto desinteresado, te hace sentir más satisfecho con la vida y por ende más feliz. Hacer del agradecimiento una rutina en tu vida, te volverá una persona más positiva, optimista. Sobran motivos para agradecer, incluso los sinsabores que  pasas te sirven para aprender, mejorar y crecer, gracias. Por qué no agradecer el estar vivo, el estar sano y poder funcionar con todos los sentidos; el tener una familia, amigos y compañía; tener alimento, abrigo y un hogar en donde descansar, por ejemplo.

Cuando agradeces, tu ego queda disminuido y puedes ver el alcance de la humildad. La humildad se aprende con el tiempo, no es una condición innata a los humanos, pero te hace sentir paz en el corazón. Y no es que “si soy humilde logro lo que deseo”, es que ser humilde es conectar con el interior y tomar conciencia que somos parte de un Todo y que cada acto trae sus consecuencias; difícil de  entender a veces, claro que sí, pero en la medida que la humildad tome contacto contigo, te será más fácil comprender y fluir en esta corriente llamada vida. La humildad trae paz, comprensión y por qué no, milagros a tu vida.

“La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.” Cicerón

Reflexión Semanal #15

Reflexión Semanal 15
jamil Salmo

Tú decides la forma en que vives tu vida. O es de una forma luminosa, apacible, armoniosa y consciente, o bien a través de la oscuridad, el desenfreno, la amargura y la lucha. No olvides que tu alma al llegar acá trazó tu camino con desafíos y fortalezas para avanzar y crecer. Los obstáculos son pruebas y las bendiciones también lo son.

Independientemente del momento o situación en que te encuentres, de tí depende la forma en que lo vivas; si es con humildad o con soberbia. Nada es para siempre, las soluciones llegan en el momento más inesperado y la vida puede cambiar en un segundo. Si sientes que has equivocado el camino, nunca es tarde para corregir y salir de la zona de confort.

Déjate fluir, lo más probable que lo que te angustia o te tiene sumergido en una espiral descendente, no lo puedes controlar y tampoco siquiera lo ves con claridad. Entonces, suelta y sal de ese lugar que te conduce a ninguna parte. Cambia la perspectiva, pide ayuda, déjate sorprender,   y seguro que encontrarás el alivio y la respuesta que buscas.

“Cuando estás inspirado por algún gran propósito, por algún extraordinario proyecto, los pensamientos rompen las barreras; la mente trasciende sus limitaciones, la conciencia se expande en todas direcciones y te encuentras en un nuevo mundo maravilloso. Las fuerzas, las facultades y los talentos dormidos cobran vida. En ese momento te das cuenta de que eres mucho más grande de lo que jamás hubieras soñado”. Patañjali

 

Reflexión semanal #5

Reflexion Semanal 5
gunjan agrawal

La soberbia es contraria a la humildad; la soberbia es un defecto, la humildad una virtud; la soberbia enceguece, la humildad enaltece; la soberbia es dominada por el ego, por el orgullo, el miedo y cierra caminos; la humildad es luminosa, suave y abre oportunidades. La soberbia grita, es sorda y ciega; la humildad en cambio, es silenciosa y sólo observa. La  soberbia te hace zancadillas y la humildad te coloca puentes.

En cada momento del día está el elegir cuál camino tomar.

El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad.” Ernest Hemingway

 

Reflexión Semanal #4

Reflexión Semanal 4
@dianaivanila

Validarse con lo externo y lo superficial…?  El gran valor está en el interior, ahí se encuentra el significado de uno mismo, el gran soporte que sostiene sin condiciones, con humildad y sencillez, sin ego.

Al desechar lo irreal y sin importancia, se atraen cosas s a la vida, no hay más búsqueda, ya que lo que vibra al tono, suena al unísono.

Toda persona que finalmente descubre su valor, ha recogido sus maletas del orgullo y se ha subido a un vuelo hacia la libertad, que ha aterrizado en el valle del cambio.” Shannon L. Alder