Reflexión Semanal # 61

reflexión semanal #61
@husaini.burhan

Los humanos actuamos instintiva y espontáneamente desde la oscuridad que habita en nosotros. Casi en forma natural desde el egoísmo, que podemos ir suavizando en la medida que la conciencia nos permita; y otra forma natural es desde la ira, la cual también podemos ir suavizando en la medida que vamos dejando atrás la ignorancia, y la conciencia comienza a morar en nuestro Ser. Me permito recoger una frase callejera que refleja esto último: “no tener rabia es un privilegio”.

El comenzar a actuar desde el área luminosa que tenemos, implica un detenerse, reflexionar, respirar profundo, y salirse del Yo. Todo ello lleva implícito un esfuerzo, porque realmente no es espontáneo. Pensemos y recordemos honestamente y en silencio, desde qué lugar hemos reaccionado primariamente en esta contingencia; por mencionar algunas emociones negativas, rabia, tristeza, miedo, odio, ira.

Qué hacemos y cómo actuamos con esas emociones rondando, he ahí el desafío. O te dejas llevar y eres arrastrado por la oscuridad, la cual se ha alimentado enormemente este último tiempo, o das el paso del esfuerzo y te detienes, para recurrir a tu lado luminoso y nutrirte desde allí. La oscuridad es muy ruidosa, inmediatista y te atrapa. La Luz, es silenciosa,  trabaja paso a paso y es a largo plazo.

Nuestra elección constante  es, en qué área me muevo y actúo. Por ello, la sensación de  cansancio y agotamiento, sólo es el reflejo de esta lucha interna que debemos sobrellevar, cuando el exterior de alguna forma pone de manifiesto la lucha eterna de la especie humana. La oscuridad versus la Luz. Que tu elección te traiga paz.

“Podemos perdonar fácilmente a un niño por tenerle miedo a la oscuridad; la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres le temen a la luz.” Platón.

Reflexión Semanal #20

Reflexión Semanal "20
@lenivyyksenia

Pensamientos negativos te rondan la mente? Esa es la parte oscura que te atrapa y que te debilita. Todos la tenemos, es inherente al  ser humano, sólo hay que mirarla, observarla y reconocerla. La oscuridad se alimenta de la oscuridad, y se ahuyenta con la Luz, sólo recuerda. La oscuridad es ruidosa y de corto plazo. La Luz es silenciosa, humilde y perdura. Entonces, la tarea es aumentar la frecuencia y calidad de los pensamientos  luminosos. Llámese alegría, amor, certeza, generosidad, compasión. El Universo sólo desea que transites por esta vida en pos de tu felicidad.

Y los pensamientos oscuros,  sólo boicotean y atraen desgracias, esencialmente el  miedo, también la ira, el rencor y el desamor. El medio en el cual estamos insertos es muy contaminante y trata de apoderarse de ti. Aléjate de situaciones y personas oscuras, no conducen a nada bueno.

Apégate a aspectos y personas luminosas, son un gran aporte para tu evolución y tu paz interior. Sé como la luz del sol, que ilumina todo a su paso.

“Me gustaría poder mostrarte, cuando te sientas solo o en la oscuridad, la sorprendente luz de tu propio ser.” Hafiz.