Reflexión Semanal #58

Reflexión Semanal #58
@napsugar

Las relaciones humanas son algo complejo, pero son el motor  en  nuestra vida desde pequeños. En la medida que nos relacionamos con los demás, aparecen dificultades, desafíos, alegrías, emociones, oscuridad y luz. Al relacionarnos con otros, en el ámbito que sea, se nos mueven una serie de sentimientos, emociones y carencias. Aquel personaje que se nos aparece de la nada, y nos dice las palabras mágicas que quedan resonando y nos hacen reflexionar;  nunca más lo volvimos a ver, pero pudo ser clave en alguna situación. Aquella relación que quizá duró más de lo necesario, pero que enseñó de lo dulce y agraz, y nos mostró qué tan pr pueden ser nuestras emociones, tanto amorosas como perversas. Esa relación duradera entre padre/madre – hijo/hija – hermanos/hermanas – amigo/amiga , con todas sus combinaciones, y que constantemente te llevan a cuestionarte y observarte, y por qué no, te pueden mostrar una serie de aspectos que no veías en ti.

Y como culminación,  las relaciones de pareja, las más complejas, perturbantes, emocionantes y determinantes, las que dejan grandes huellas y/o grandes recuerdos, que incluso pueden llegar a tomar un camino impensado, y que también te hacen tomar decisiones distorsionadas. El cómo, cuándo y por qué, no sabemos con exactitud; sólo sabemos que repentinamente entramos en una vorágine que puede ser una espiral ascendente o descendente; casi como una embriaguez que nos atrapa y nos lleva a situaciones límite, para bien o para mal. Pero el caso que sea, es parte de la vida misma, es necesario, mágico e inevitable.

Compartamos más con los demás, tú eres tan importante para el otro como el otro lo es para ti. Siempre existe la enseñanza en relacionarnos honestamente, y desconocemos qué tan necesarios  podemos ser para alguien, aunque sólo sea un momento. La vida se construye a partir de momentos, y con humildad en el corazón.

“¡Hay tanta gente que entra y sale de una vida! ¡Cientos de miles de personas! ¡Tienes que mantener la puerta abierta para que puedan entrar! ¡Pero eso también implica que debes dejarles salir!  Jonathan Safran Foer

Reflexión Semanal #49

Reflexión Semanal #49
@saraazad660

Las relaciones de pareja han sido, son y serán motivo de una gran  ocupación en nuestras vidas. Ya sea porque no existe alguna,  o porque estamos involucrados. Si estás en “soltería”, las inquietudes son muchas; encontraré a alguien, por qué no llega esa persona, qué de malo hay en mí que no atraigo a esa persona, etc.  Las respuestas pueden ser muchas, desde que inconscientemente hay una negación a relacionarte íntimamente con alguien, hasta que cada cosa llega a su momento, y ese momento aún no hay llegado.

Si estás en  una relación, también es motivo de preguntas sin respuesta o inquietudes. Cada pareja tiene sus propios códigos; no hay modelos, consejos ni ejemplos a seguir. Como esa una relación de a dos, y cada uno es un mundo, esos mundos vienen a entrelazarse y a combinarse, difícil a veces y otras no tanto. En ocasiones, cada uno está en etapas importantes de la vida, y en conjunto se viene a crecer y a aprender; en otras, son efecto de malas decisiones producidas por la soledad o sólo por el hecho de sentirse importante para alguien, con lo cual se llega a relaciones destructivas y angustiantes. También se corre el riesgo de llegar al conformismo y pensar que no hay más ni mejor y es preferible quedarse, antes que dejar espacio a que alguna relación mucho mejor pueda experimentarse. En fin, este tema dará para varias reflexiones más, pero lo que sí me permito afirmar que si estás en algo abusivo y lejos del amor, del lado del cual estés, es mejor retirarse, sanar, y prepararte para la llegada del verdadero amor. Si realmente lo deseas, esa persona que te corresponde llegará a ti en las mejores condiciones, sólo para que ambos sean felices y plenos. Confía en que así será, siempre que abras tu corazón al amor verdadero.

“ Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.” Johann Wolfgang Goethe