Reflexión Semanal #29

Reflexión Semanal #29
@giova.cordax

Posiblemente hoy te sientas desganado, triste, en paz, abrumado o con una sensación de soledad. Cualquiera sea tu estado de ánimo, no olvides que SIEMPRE llega la ayuda o la respuesta que necesitas. Lo mejor es comenzar a mirar en ti y escudriñar la causa de tu pesar o de tu entusiasmo, con eso ya estás dando el primer paso para abrirte a que llegue ese apoyo que necesitas, de las formas más inesperadas y mágicas.

Por ello, te invito a que leas este poema enriquecedor que el Universo ha puesto generosamente a tu disposición, y que de seguro iluminará tu día. Tómate tu tiempo, respira hondo y disfrútalo.

DESIDERATA

(del latín desiderata “cosas deseadas”)

Anda placidamente entre el ruido y la prisa,

y recuerda la paz que puede haber en el silencio.

Tanto como sea posible, sin rendirte,

cultiva la armonía con todos los seres. Habla de tu verdad tranquilo y claramente; y escucha a los demás, aun al torpe y al ignorante porque ellos también tienen su historia. Evita a las personas agresivas y escandalosas ellas son una molestia para el espíritu.

No te compares con otros, si lo haces

te convertirás en un vanidoso o en un amargado, porque siempre existirá alguien mejor y alguien peor que tu. Disfruta de tus éxitos así como de tus planes. Mantente interesado en tu carrera, aunque sea humilde tu carrera es una posesión real en estos tiempos cambiantes.

Se cauteloso en los negocios

porque el mundo está lleno de trampas, pero no dejes que esto te ciegue a la virtud que existe, porque hay personas que luchan por altos ideales y en todas partes la vida esta llena de heroísmo. Sé tu mismo. Especialmente no finjas afecto. Tampoco seas cínico sobre el amor, porque entre los rostros de la aridez y el desencanto el amor es perenne como la hierba.

Toma agradablemente el consejo de los años,

renunciando sin amarguras a las cosas de la juventud. Cultiva fuerza de espíritu para protegerte de las desgracias repentinas pero no te angusties con pensamientos negativos porque muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.

Además de practicar una disciplina saludable,

también se benévolo contigo mismo. Tú eres un hijo del universo como lo son los árboles y las estrellas; tienes el derecho de estar aquí. Y aunque a tu entendimiento este claro o no nunca dudes que el universo se desarrolla como debe.

Por lo tanto mantente en paz con Dios,

cualquiera que sea la forma en que lo concibas. Y cualquiera que sean tus obras y aspiraciones en la ruidosa confusión de la vida guarda paz en tu alma. Con toda su maldad, dificultad y sueños rotos el mundo es aun hermoso. Sé alegre. Esfuérzate por ser feliz.

Max Ehrmann

Reflexión Semanal #27

reflexión Semanal #27
@ar680018

La soledad no es necesariamente ausencia de compañía, es ausencia de ti mismo. Es una emoción negativa que ha acompañado a la humanidad desde siempre y lo seguirá haciendo. Por ello, una de las grandes batallas es lograr mantenerla alejada de ti, ya que no es buena consejera, te entristece, te hace ver la vida desde un ángulo reducido y puede ir afectando tu salud.

Entonces, comienza a observar dentro de ti, busca ese tesoro escondido que es luminoso, con bondades y en el cual puedes ir cultivando la paz y armonía interior. Ese lugar es la mejor compañía que puedes tener en tu vida. Sé generoso con tus afectos, comparte tus virtudes, que alguien a tu lado puede estar triste y te está necesitando.  Cada uno libra sus propias batallas aunque éstas no se vean, y todos necesitamos actos de amor. Aléjate de la oscuridad porque ella contamina todo a su paso. No te embriagues con la banalidad, eso finalmente te lleva a un estado más solitario y de aislamiento.

Tú eres importante para más de alguien y tú le importas a más de alguien también.  Te aseguro que tu estado interno de soledad no es tan real como tú crees que es, porque es una emoción a la cual ya estás acostumbrado; pues ahora tienes la bella misión de mirarla desde otra perspectiva y comenzar a salir de allí, con un gran recurso, tú mismo.

“En el núcleo más recóndito de toda soledad hay un profundo y poderoso anhelo de unión con el yo perdido.Brendan Behan