Reflexión Semanal #30

Reflexión Semanal #30
@LeoGomezCastillo

La soledad, ese sentimiento que envuelve, atrapa, esclaviza y te deja sumido en un halo de tristeza y angustia. Es cruda, y nos acompaña en muchos tránsitos de nuestra vida; a veces permanece un largo tiempo y otras sólo nos visita por un momento. Es una mala consejera, ya que decisiones erróneas son tomadas a partir de sentirse solo; y no hay absolutamente nadie en el mundo que no lo haya sentido.

Entonces, ahora veamos qué se puede hacer para salir de esa prisión llamada soledad y miedo. Observa que van unidos.

Primero que nada cultiva tu mundo interior; ahí se encuentran grandes tesoros, cobijo, comprensión, amor, compasión; conecta con tu sabio interior, escucha esa voz que te susurra respuestas y que te acompaña. Comparte tus sueños, cuenta quién eres, comparte lo que piensas y lo que sientes, así encontrarás tu estrella que te guiará. Crees que no tienes a nadie para que te escuche?, no es así, en alguna parte del Universo hay alguien pronunciando tu nombre. Conéctate con la perfección y con energías superiores. Mira desde otro ángulo, no desde la angustia y la tristeza, sino desde el amor hacia ti mismo y la confianza que estás en el lugar que debes estar, y verás que se comienzan a disipar las nubes para que asome el sol. Tampoco evadas el sentimiento, ahí ya estás huyendo de ti mismo y eso no te lleva a buen lugar, sólo míralo de frente y verás que no es tan terrible como pensabas.

No olvides que los momentos reales de soledad en nuestra existencia, son el nacimiento y la muerte.

“En el núcleo más recóndito de toda soledad hay un profundo y poderoso anhelo de unión con el yo perdido.Brendan Behan