Reflexión Semanal #76

Reflexión Semanal 76
@beqirigee

Algunas experiencias fuertes y dolorosas en nuestras vidas, nos llevan a manifestar y sentir emociones negativas, que quedan por mucho tiempo. Algunas veces decimos que nos marcaron, y que nos sacudieron la vida. Es una realidad, que todos hemos experimentado más de una vez.

Esas emociones que nos sacudieron, perduran, y aparecen cada cierto tiempo. A veces ni siquiera por una experiencia traumática, sino que porque de alguna manera nos hacemos “adictos” a alguna o algunas. Como si nos aferráramos a sentir siempre lo mismo, como un vicio, sin darnos cuenta en realidad que no existe un hecho real que las gatille.

Si la tristeza es tu recurrente, piensa qué situaciones te las produce, pero una situación real, porque en tu mente, lo más probable es que te inclines por sentirte triste sin ninguna razón. Es como el cauce de un río, que siempre retoma su origen, aunque se le ha tratado de desviar. Si la rabia es lo tuyo, realmente lo que te sucedió es motivo de ira?, o sencillamente en forma automática se apareció esa emoción.

Como especie, en ocasiones actuamos como autómatas y somos perezosos; no será mejor preguntarse si realmente deseas sentirte así, o más bien mirar desde otra perspectiva, y hacer el cambio de actitud. En este año,  en el  cual se nos ha exigido y se nos ha puesto a prueba, vaya si no aparecieron esas emociones repetitivas que están arraigadas en nuestro interior. Aparecieron  y no para quedarse, sino para que nos miremos, y vaciemos ese espacio atrapado de negatividad; dejar ese espacio para los sentimientos generosos y las emociones luminosas. Dejar atrás el mal amor, para dar lugar al buen amor, para con nosotros mismos, y  para los demás.

“Nuestras emociones están ahí para ser sentidas, pero no para dominar nuestra vida, ni cegar nuestra visión, ni robar nuestro futuro, ni apagar nuestra energía, porque, al momento de hacerlo, se volverán tóxicas.” Bernardo Stamateas

Reflexión Semanal #75

reflexión Semanal #75
@diana303040

Ya transcurrido algún tiempo de confinamiento y habiendo vivido diferentes etapas en este proceso, podemos ver y sentir que nuestras prioridades han cambiado; lo que antes nos parecía vital, ahora ya no lo es tanto, ha cambiado el orden, y también han desaparecido temas que nos parecían importantes. Sí o sí nos hemos visto obligados a ir hacia nuestro interior, no mirarnos el ombligo, si no mirar ese lugar en que somos lo que somos. Desde ahí, han aparecido carencias, fortalezas, debilidades, aspectos emocionales que estaban estancados y temas no resueltos quizá; pero también se han asomado nuestras necesidades. Estás seguro que lo que quieres, es realmente lo que necesitas?

Te invito a pensar detenidamente e imaginar que si nos dijeran que mañana todo vuelve a la “normalidad”, qué sería lo primero que harías. Realmente te gustaba la rutina que tenías?, o tienes la intención y la voluntad de hacer cambios que te aporten, y no que te quiten. Volverías a ese ritmo frenético que te embriagaba y te hacía perderte en nada? Puede ser que sí, pero te aseguro que no será igual.

Cuando se viven situaciones que nos limitan, el refugio no está en el exterior. El adquirir cosas materiales está perdiendo valor, porque nos hemos dado cuenta que muchas de ellas no necesitamos; el compartir  con tu pareja 24/7, o ha fortalecido la relación, o bien la ha debilitado; cuánta paciencia y tolerancia hemos debido aplicar para alternar con niños y/o adolescentes en la casa; cuánto espacio le has permitido a tu sombra, que ha aparecido reiteradamente y seguramente ha producido algún conflicto. Cuánta angustia por no tener trabajo y por dificultades económicas.

No existen recetas para sobrellevar en forma óptima todo este proceso, pero sí lo que podemos y debemos hacer es aprender de él; lo que está sucediendo tiene muchas razones y causas profundas que no comprendemos ahora; ya pasará, pero no podemos caer una vez más en la pereza de no querer aprender de ello, y aprehender  la gran experiencia que nos ha tocado vivir.

“No tengo miedo de las tormentas porque estoy aprendiendo a navegar mi barco.” Louisa May Alcott.

 

Brújula Astral 13.5.20

Brújula Astral
Gajendra Rawat king

Este 2020 está lleno de aspectos astrológicos importantes, ya  bastante comentado, cual un tsunami y que de repente no da respiro. Pero todas estas energías que se manifiestan en el colectivo, también están presentes en términos individuales.

A partir de este mes comienza un proceso de evaluación; a cada persona en algún área de su vida, un cuestionarse y enfrentarse a mirar ciertas áreas que hasta el momento parecían armónicas y normales, pero que mirando y sintiendo, es posible que ya no queremos más de lo mismo y debemos hacer cambios. Un trabajo, una relación, una carrera, por ejemplo. Realmente quiero seguir haciendo lo mismo?; realmente quiero permanecer junto a esta persona y continuar?; realmente quiero relacionarme con mi familia con esta dinámica?. Todas nuestras formas “mecánicas” de actuar las cuestionaremos, tómate tu tiempo, porque es un proceso, y los procesos son pausados. Los miedos y los retos que estaremos  enfrentando en estas áreas, sufrirán un repaso permanente, una sensación de avanzar y retroceder; pero sólo debemos dejarnos llevar, no resistir el cambio, porque este se producirá igual. El niño inmaduro que llevamos dentro, tratará de rebelarse, pero eso sólo traerá sufrimiento. Esa sensación de “quiero y no puedo” nos puede llevar a la frustración y a la rabia, el ego mismo en acción.

Son tiempos de descubrimientos y revelaciones internas. Cosas muy profundas que habías enterrado en tu psique pueden salir a la luz, o puedes ver ahora con más precisión y claridad en qué etapa de tu vida te encuentras. Lo que por el momento aún no podemos ver con tanta claridad, es hacia adónde nos dirigimos, o qué ruta puede tomar nuestra vida.

Pues, a soltar entonces, vivamos lo que se nos presenta día a día, momento a momento, porque el trabajo interno que estamos realizando, de la forma y peso que sea, a alguna parte nos conducirá. Ya sea madurez, cambios profundos, claridad, o lo que sea necesario para tu alma.

Se requiere paciencia y confianza, fuerzas fundamentales para enfrentar los tiempos que se nos están avecinando, porque a algo le estamos diciendo adiós, y a algo mejor le daremos la bienvenida. Namasté.

 

Reflexión Semanal #68

Reflexión Semanal #68
@evgenia1988istinova

Quizás, sólo quizás, lo que estamos viviendo sólo nos dice  que debemos volver al origen, a lo que somos; seres espirituales transitando por este mundo en un cuerpo físico; conectarnos con la simplicidad, a lo que vinimos, a dejar de perseguir lo individual y egoísta, para ir detrás de lo esencial, aportar y construir. Dejar de depredar y conectar nuevamente para vibrar en una frecuencia superior de generosidad y humildad.

El Universo nos está despojando de una manera muy sutil de esa creencia que todo lo podemos controlar, que todo es adquirible y “comprable”; y lo está haciendo de una forma en la cual nuestro ego se debilita, hacernos ver que somos vulnerables y que nuestro mayor miedo, “la muerte”, es el que nos hace algo humildes e indefensos. Porque en el momento que se susurra el hecho que existe un “peligro” frente al cual no tenemos protección ni “control”, comienza el pánico colectivo. Se toman medidas, se inventan cosas, la sombra se encarga de demostrar que somos vulnerables  y perdemos incluso la cordura y la perspectiva; actuamos de formas irracionales y el señor rumor toma el control. Los números, lo material,  índices, se desploman una vez más, e insegurizan, porque en el fondo todo es virtual, no es real; más miedo aún.

Por alguna razón el “guardarnos” en nuestros hogares, nuestro templo,  nos lleva a cuidar a los nuestros, compartir, estar tranquilamente en compañía de la música, la lectura, la conversación  y dejar de embriagarnos con el externo que a veces sólo es un medio de evasión. Retornar a ese espacio único y rico, es el que nos hace seres creadores y más pensantes, viviendo el presente.

Quizás, sólo quizás, este reencuentro “obligado” contigo, es el primer paso para una vida más plena y consciente, en la cual podrás encontrar  el sentido de esta vuelta por acá; un regreso que sólo conduce a ser mejor, y por qué no, a una comprensión superior que sólo te traerá paz.

“Uno nunca tiene miedo de lo desconocido, uno tiene miedo de lo conocido llegando a su fin”. J Krishnamurti

Reflexión Semanal #58

Reflexión Semanal #58
@napsugar

Las relaciones humanas son algo complejo, pero son el motor  en  nuestra vida desde pequeños. En la medida que nos relacionamos con los demás, aparecen dificultades, desafíos, alegrías, emociones, oscuridad y luz. Al relacionarnos con otros, en el ámbito que sea, se nos mueven una serie de sentimientos, emociones y carencias. Aquel personaje que se nos aparece de la nada, y nos dice las palabras mágicas que quedan resonando y nos hacen reflexionar;  nunca más lo volvimos a ver, pero pudo ser clave en alguna situación. Aquella relación que quizá duró más de lo necesario, pero que enseñó de lo dulce y agraz, y nos mostró qué tan pr pueden ser nuestras emociones, tanto amorosas como perversas. Esa relación duradera entre padre/madre – hijo/hija – hermanos/hermanas – amigo/amiga , con todas sus combinaciones, y que constantemente te llevan a cuestionarte y observarte, y por qué no, te pueden mostrar una serie de aspectos que no veías en ti.

Y como culminación,  las relaciones de pareja, las más complejas, perturbantes, emocionantes y determinantes, las que dejan grandes huellas y/o grandes recuerdos, que incluso pueden llegar a tomar un camino impensado, y que también te hacen tomar decisiones distorsionadas. El cómo, cuándo y por qué, no sabemos con exactitud; sólo sabemos que repentinamente entramos en una vorágine que puede ser una espiral ascendente o descendente; casi como una embriaguez que nos atrapa y nos lleva a situaciones límite, para bien o para mal. Pero el caso que sea, es parte de la vida misma, es necesario, mágico e inevitable.

Compartamos más con los demás, tú eres tan importante para el otro como el otro lo es para ti. Siempre existe la enseñanza en relacionarnos honestamente, y desconocemos qué tan necesarios  podemos ser para alguien, aunque sólo sea un momento. La vida se construye a partir de momentos, y con humildad en el corazón.

“¡Hay tanta gente que entra y sale de una vida! ¡Cientos de miles de personas! ¡Tienes que mantener la puerta abierta para que puedan entrar! ¡Pero eso también implica que debes dejarles salir!  Jonathan Safran Foer

Reflexión Semanal #55

reflexión Semanal #55
@sathalex

La negación es un mecanismo de defensa que puede resultarnos útil en ocasiones, pero no puede ser un estado permanente, ya que de ser así, se transforma en un yugo que sólo produce sufrimiento a ti mismo y a los que te rodean. Existen episodios reales en la vida que nos desestabilizan de tal forma, que recurrimos a este mecanismo para no ver ni enfrentar la realidad evidente que se está manifestando; después de eso, comenzamos a armarnos de recursos internos para afrontar lo que está sucediendo, de una manera madura y sabia. Se comienza a disipar esa sombra y pesadez que nos invadió al comienzo, y logramos ver con mayor claridad lo evidente. Nos damos cuenta que el hecho en sí no es TAN terrible como lo sentimos inicialmente, que es parte de la vida, que depende de cada uno el hacerse cargo y, que en vez de causar sufrimiento, puede ser una tremenda liberación.

Un mejor  mecanismo de sobrevivencia y de defensa es cultivar tu interior, reconocerte, comprender que las emociones son parte de tu Ser y que se debe convivir en paz  con ellas. En la medida que el autoconocimiento se va acrecentando, los desafíos y pruebas que nos pone la vida se toman con humildad, con calma y con autocompasión; ya no es necesario negar los hechos para huir de una realidad que te aborda y que seguramente se fue manifestando de a poco, pero que no quisimos ver en su justa medida. La vida puede tomar un giro repentino en un segundo, por ello, quédate en el  presente, que es la única realidad que podemos experimentar, aunque esa realidad puede ser una ilusión, pero nunca una negación.

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas, te transforma.” C.G.Jung

 

Reflexión Semanal #54

Reflexión Semanal #54
@anna.56068

Los cambios en la vida son etapas inevitables, desconocidas a veces,  y por lo tanto producen temor. Otras veces son procesos cuya gestación vamos sintiendo e intuyendo; algo en nuestro Ser nos impulsa a tomar ciertas decisiones, a seguir un llamado interno que constituye una serie de eventos relacionados, y que nos llevan finalmente a un cambio en la vida.

Pero todo cambio es de adentro hacia afuera; si crees que el exterior se te mueve cual terremoto, es porque seguramente no escuchaste los susurros previos para ir encausando tu vida hacia otro lugar. A veces es necesario, debido a nuestra naturaleza, que la vida se manifieste en forma violenta para que tomemos conciencia que algo no está bien y que debemos encaminarnos en otra dirección; que debemos cambiar algunos hábitos; que debemos ocuparnos más de nosotros mismos y por qué no de los demás.

Si deseas REALMENTE un cambio en tu vida, descansa, piensa y escucha tu llamado interno. Qué es lo que verdaderamente deseas que cambie,  y qué tan dispuesto estás para hacer lo que sea necesario para que ello se concrete. Lo tienes claro? Entonces manos a la obra, aplica voluntad y certeza, que el lugar y las circunstancias que llegarán, será lo adecuado para ti. Abraza el cambio, sonríe y entrégate a ese fluido maravilloso que te llevará a una bella nueva experiencia, y tu corazón se sentirá lleno.

“Las emociones negativas como la soledad, envidia y culpa juegan un importante papel en una vida feliz; son grandes señales de que hace falta cambiar algo.” Gretchen Rubin.

 

 

Reflexión Semanal #51

reflexión Semanal #50
@mehananreddy999

El poder del acto de RECIBIR, es tan importante como el acto de DAR. Siempre se nos habla del dar, incluso con sufrimiento , pero no se nos  explica del flujo que implican ambos conceptos, y que están íntimamente ligados. Es un flujo, así como hay día y noche, sol y luna, sin recibir,  no existe el dar y viceversa.

El dar debe ser desde el corazón,  con amor y sólo por el hecho de dar, no como una obligación o un deber, ni menos una condición.

El recibir, es otorgarle a otro la posibilidad de dar, de crear esa vasija para que otro pueda ejecutar su acto de amor incondicional. Ambos actos te producen estado de felicidad, bienestar y humildad, ambos se ejecutan en silencio. Si te niegas a esa opción, el flujo se corta, como si la sangre dejara de circular por tu cuerpo. Ambos actos te producen estado de felicidad, bienestar y humildad. Cuando recibes, entiendes que el otro te está dando algo preciado y valioso y corresponde recibirlo con agradecimiento.  Si solo das y te niegas a recibir, no solo no estás valorando los dones que se te ofrecen, sino que además no estás permitiendo que otros se sientan llamados a participar en el ciclo y den de aquello que los hace especiales y únicos.

Lo mágico del recibir es que tienen un poder transformador y multiplicador. Para recibir ocurre un fenómeno pasivo de apertura, de dejar pasar y una vez adentro, se lleva a cabo la alquimia. Sólo si recibes podrás dar más y mejor.

“Dando aprendes a recibir, recibiendo aprendes a dar.” Alejandro Jodorowsky

 

Brújula Astral 6.5

Brújula Astral
Gajendra Rawat king

Y continuando con aspectos astrológicos importantes de este periodo, en este caso, los próximos 5 meses estarán también impregnados de una energía particular. (Ver también Brújula Astral 29.4). Ahora corresponde a una cara  bastante más transformadora  y quizá menos perceptible en primera instancia, pero no por eso menos importante. Se trata de conectarnos con nuestra sombra, con nuestros aspectos más ocultos que hablan de áreas en las cuales queremos sentir  que tenemos poder; pero sólo se trata de las áreas  en las cuales sentimos mayor miedo. Cuál es tu mayor miedo?   Has sentido y quizá visto,  cómo la vida te está llevando  como en una corriente río abajo para que te enfrentes a ello? Curioso, cómo sin hacer nada se están presentando situaciones, personas, reflexiones que te envuelven y te llevan a mirar tus temores; pensamientos obsesivos, celos e inseguridades están apareciendo. Pues es Plutón, con su energía de extremos, y de muerte y renacimiento, que nos invita a florecer desde las cenizas, y transformar ese miedo irracional en una nueva fuerza creativa para  que nos brinde seguridad y confianza en nosotros mismos.

No le tengas temor al temor, entrégate a este proceso, que si bien cuesta adentrarse en uno y mirar y palpar estas sombras que nos han acompañado quizá desde cuándo, el momento es propicio para limpiar y enfrentarlas con autocompasión  y tranquilidad; puedes seguir evitando y evadiendo, pero las energías sí o sí te llevarán a un camino de liberación y transformación. El Universo nos está regalando está gran oportunidad de sanar a cada uno, y así en conjunto ir sanando grandes heridas que envuelven a la humanidad en su conjunto. Es hora de despertar y no dejarse llevar por el temor que traemos ancestralmente y por generaciones y que sólo paraliza e impide nuestro avanzar.

Como siempre, depende del área de tu vida en el cual esté transitando este planeta en la cual se sentirá con mayor énfasis este poder curador. En el inconsciente por ejemplo, grandes cambios y grandes revelaciones te están impulsando a efectuar modificaciones radicales en tu vida, un basta de más de lo mismo. En el área de la pareja, salir de la rutina, entregar más amor y exigir menos del otro; en lo profesional, una transformación completa quizá enfocada a cambio de trabajo y hacer de una vez lo que es tu pasión.

Cualquiera sea el movimiento que estás sintiendo  o que se aproxima, ten la certeza que es en pos de algo mejor para ti y para tu vida; estás creciendo y dejando atrás obstáculos que pensabas eran insalvables,

Reflexión Semanal 44

Reflexión Semanal 44
@mohammadaminkhan786

Se está publicando en diferentes medios las estadísticas y cifras de la precariedad de la salud mental  y opiniones al respecto, con todo lo que eso conlleva. Si crees que perteneces a este grupo o has pertenecido alguna vez, más allá de la ingesta de medicamentos diversos y dañinos, la invitación es ir un poco más allá. A ese lugar que habita dentro de nosotros, que es parte importante  y que jamás nos dejará; ese lugar en el cual habitan las emociones, se mezclan con el ego, con los sueños, los placeres, los estados de ánimo pasajeros y lo vital, nuestro Ser, lo que somos y en lo cual nos convertiremos.

En la vida todos pasamos por ciclos, astrológicamente se puede demostrar, y esos ciclos pueden sentirse muy duros y difíciles, con sufrimiento y complicados de entender y de sobrellevar; pero son eso, ciclos que tienen un comienzo y un final y además un tremendo objetivo: crecer. Pero nadie vive lo que no está de acuerdo al plan de su alma, así es que si sientes que no eres capaz, que ya no resistes, que la tristeza te invade, que tu vida es gris, piensa primero que todo pasa y que el comienzo de la comprensión y el alivio parte por hacer una gran pausa, reposar y conectar con tu interior,y cuando te dedicas,  mágicamente aparecen alternativas de salida. Esa palabra precisa, ese impulso que te lleva a tomar la decisión que se ha ido postergando, la mano amiga y sincera, como si todo el Universo estaba esperando ese momento en el cual te conectaste y decidiste ocuparte de ti.

Los caminos que te llevan a una mejor calidad de vida comienzan en ti mismo, independiente que el exterior lo sientas hostil y duro; quizá esa hostilidad y dureza moran en tu interior y el externo sólo es un reflejo de ello.  Al  hacer un cambio real y conciente de actitud y disposición, claro que se abren caminos y se disipa la niebla en la cual puedes estar envuelto; la luz siempre está disponible para quien desee verla y tu felicidad está a la vuelta de la esquina, sólo entrégate con confianza a tus capacidades infinitas de creación y disfruta el proceso.

“He aprendido que no importa lo que pase, o lo malo que parece hoy, la vida sigue adelante, y será mejor mañana.”